Alimentos comunes que te pueden ayudar a proteger el corazón después de un ataque cardíaco

Alimentos comunes que te pueden ayudar a proteger el corazón después de un ataque cardíaco

Evitar un ataque cardíaco depende mucho de la dieta y los alimentos que la persona acostumbre a consumir. El estilo de vida influye mucho en el corazón.

La salud cardíaca quizás es la más fácil de cuidar, pero a la que menos se le presta atención. Una dieta saludable influye directamente en el funcionamiento correcto de las vías del corazón. Sin embargo cuando esto no ocurre crecen las posibilidades de que ocurra un ataque cardíaco. En muchas oportunidades el resultado termina siendo fatal. Mientras que en otras la persona se recupera, pero el estilo de vida cambia por completo.

Estudio: científicos encontraron que la dieta cetogénica es capaz revertir la insuficiencia cardíaca

Estudio: científicos encontraron que la dieta cetogénica es capaz revertir la insuficiencia cardíaca

El estudio se basó única y exclusivamente en la dieta cetogénica o alguna baja en carbohidratos. Y fueron impactantes sobre los problemas cardíacos.

Después de sufrir un ataque cardíaco la manera de comer obligatoriamente tiene que cambiar. Por años los científicos han realizado investigaciones para identificar los alimentos permitidos y los que influyen en los daños que sufrió el corazón. Entonces el más reciente estudio separan a dos compuestos y los ubican entre los indispensables.

 

Se trata de dos compuestos que se encuentran en algunos pescados y en frutos secos. Estos, consumidos de manera gradual, estimulan la recuperación a quienes sufrieron un ataque cardíaco, reseña Slash Gear. El estudio pertenece a la Asociación Americana de Cardiología. Y los componentes son: omega-3 EPA y ácido alfa-linolénico (ALA).

La recuperación a un ataque cardíaco

Dichos componentes son vendidos como suplementos vitamínicos individuales. No obstante no es necesario realizar una compra de una píldora, cuando ambos están dentro de alimentos comunes como las nueces o los pescados.

Quienes sufren un infarto y sobreviven tienen elevadas posibilidades de sufrir otro en aproximadamente cinco años. Entonces realizaron un estudio en 944 participantes y encontraron que estas negativas posibilidades se redujeron en gran medida.

"Se encontró que los participantes que tenían niveles más altos de EPA tenían un riesgo menor de reingreso al hospital debido a problemas cardíacos o muerte. Mientras que aquellos con niveles más altos de ALA tenían un menor riesgo de mortalidad por todas las causas tres años después del ataque cardíaco", dijeron los investigadores.