Alergia al frío: un hombre casi muere por culpa de su aire acondicionado

Alergia al frío: un hombre casi muere por culpa de su aire acondicionado

El extraño caso de un hombre de 34 años que desarrolló una alergia al frío que estuvo a punto de llevarlo a la muerte.

Ocurrió en Colorado, Estados Unidos: un hombre sale de una ducha caliente y entra en su cuarto, con el aire acondicionado encendido. De repente, lucha por respirar, le cuesta, y le aparecen ronchas en la piel. Se acerca su muerte, pero es salvado por los paramédicos. Sufre de alergia al frío.

El caso es analizado por The Journal of Emergency Medicine en su publicación del 27 de octubre de este año.

Con 34 años, la persona -que no fue identificada-, alegó sufrir de alergia al frío. Vivía en Micronesia, con un clima tropical, y luego se mudó a Colorado, con temperaturas bajísimas.

 

¿Cómo se salvó la persona que desarrolló la alergia al frío?

Los médicos lo trataron con epinefrina y oxígeno, llevándolo luego a la sala de emergencias. Allí fue diagnosticado con urticaria fría, una reacción alérgica de la piel luego de exponerse a temperaturas bajas.

La alergia al frío afecta al 0.05% de las personas en Europa.

Explica la Clínica Mayo que el síntoma más común es la erupción con picazón, pero la anafilaxia es el más grave. La presión arterial baja tremendamente y las vías respiratorias se obstruyen.

La confirmación del diagnóstico, según explica The Journal of Emergency Medicine, se da de forma curiosa. Una prueba del “cubito de hielo” es realizada por los médicos: se coloca un cubo de hielo en la piel del paciente. Si se levanta un bulto rojo, se le diagnostica la urticaria fría.

 

Una enfermedad poco común

Live Science cita a los Institutos Nacionales de Salud europeos, revelando que la enfermedad afecta al 0.05% de personas en el Viejo Continente.

La exposición al frío hace que el sistema inmunitario del ser humano libere sustancias llamadas histaminas. Estas desencadenan una respuesta inflamatoria que es tratada con antihistamínicos.

Frío

Cody Brevik y Matthew Zuckerman fueron los médicos que realizaron el estudio para the Journal of Emergency Medicine. Para mayor información puedes consultar el original en este link.