Estudio: investigadores recrearon el histórico monumento Stonehenge y notaron que tenía un curioso efecto de sonido

Estudio: investigadores recrearon el histórico monumento Stonehenge y notaron que tenía un curioso efecto de sonido

En la recreación a escala menor completaron las piedras, que ellos asumen que faltan en Stonehenge y recrearon como sería un sonido adentro.

Stonehenge es uno de los patrimonios culturales que tiene la humanidad. Tiene alrededor de 4 o 5 mil años de antigüedad y sigue siendo tema de debate entre la comunidad científica. La procedencia de sus piedras, el modo de transportarla y la utilidad que tenía para las poblaciones de lo que hoy es el Reino Unido.

Sin embargo recientes investigaciones revelan que el monumento original contaba con muchas más piedras de las 30 que hasta hoy en día siguen de pie. Entonces este grupo de científicos completó cada componente y creó un modelo a menor escala. Se trata de las 157 piedras que aseguran que eran parte del monumento en la etapa neolítica de nuestro planeta.

Para poder recrear la estructura original de Stonehenge utilizaron datos arqueológicos que se encuentran registrados. Además de los recientes escaneos que se han hecho en las zonas aledañas que completan todo el monumento. Gracias a esto han podido afirmar que la formación y uniformidad de las piedras conformaban una estructura que parecía un teatro o una sala de cine. Y no unas simples rocas al aire libre.

La acústica en la maqueta de Stonehenge

Manifestaron que es muy poco probable que haya sido una construcción predeterminada. Es decir que un grupo de hombres hayan construido esta estructura pensando en tener una moderna acústica. No obstante si se piensa que una vez establecida si se aprovechaba los efectos de los sonidos que allí se emitían, reseñó Daily Mail.

Entonces el ingeniero acústico Trevor Cox, en colaboración con Historic England realizaron la maqueta. Se trata de un modelo a escala 1:12 que contiene 157 piedras. Integrantes de la Universidad de Salford utilizaron la impresión 3D para crear 27 piedras de diferentes formas y tamaños. Las 130 restantes se hicieron con moldes de silicona.

Más adelante cuando tenían todo armado, sometieron la estructura a una prueba de sonido llamada auralización. Los tiempos en los que se degrada el sonido, sumado a los decibelios que alcanzó fueron suficientes para potenciar voces o instrumentos musicales, manifestó el ingeniero.