Una nueva piel artificial permitiría que los robots reaccionen al dolor como un humano

Una nueva piel artificial permitiría que los robots reaccionen al dolor como un humano

Esta piel artificial abre el camino a mejores prótesis, una robótica más inteligente y a alternativas no invasivas a los injertos.

Investigadores australianos desarrollaron una piel artificial electrónica que permitiría que los robots reaccionasen al dolor como humanos.

Esto abre el camino a mejores prótesis, una robótica más inteligente y a alternativas no invasivas a los injertos de piel.

El prototipo es desarrollado por un equipo de la Universidad RMIT de Australia.

¿Cómo funciona? La piel recibirá un dispositivo que imita la respuesta de retroalimentación casi instantánea del cuerpo. Gracias a esto, puede reaccionar a sensaciones dolorosas con la misma velocidad de las señales nerviosas hacia el cerebro.

 

La voz de los investigadores

En un comunicado de la universidad australiana habla Madhu Bhaskaran, líder de la investigación.

“La piel es el órgano sensorial más grande de nuestro cuerpo”, explica el profesor. “Cuenta con características complejas diseñadas para enviar señales de alerta cuando algo duele”.

Piel artificial

“Ninguna tecnología electrónica ha sido capaz de imitar de manera realista esa sensación de dolor muy humana, hasta ahora”.

Según el profesor Bhaskaran, el dispositivo desarrollado reacciona instantáneamente cuando la presión, el calor o el frío alcanzan el dolor.

“Es un paso crítico hacia los sofisticados sistemas de retroalimentación” para crear “prótesis verdaderamente inteligentes y robótica inteligente”.

 

Los puntos más destacados de la nueva piel artificial

La investigación desarrolla electrónica elástica, recubrimientos reactivos a la temperatura y memoria imitadora del cerebro.

El prototipo del sensor de presión combina electrónica elástica y celular de memoria a largo plazo. Mientras, el de calor reúne recubrimientos reactivos a la temperatura y memoria.

Por su parte, el sensor de dolor integra las tres tecnologías.

Advanced Intelligent Systems publicó la investigación, titulada Somatosensores artificiales: Receptores de retroalimentación para pieles eléctricas.