La NASA motivó a sus socios comerciales a que presenten proyectos para llevar cargas útiles a la Luna

La NASA motivó a sus socios comerciales a que presenten proyectos para llevar cargas útiles a la Luna

La agencia espacial viajará a la Luna en una misión tripulada en el 2023. Entonces está reclutando 10 proyectos de tecnologías que ya estén desarrolladas.

El programa Artemisa es una de las grandes misiones que tiene la NASA como proyecto a corto plazo. La agencia espacial pretende volver de nuevo a la Luna con una misión tripulada. Son varios los objetivos que se trazaron para este viaje. Entre los más destacados se encuentra la instalación de una base (futuro lejano) y la fabricación de un telescopio lunar. Entonces para poder completar estos propósitos hay varios aspectos por verificar. Es aquí donde los socios comerciales jugarán un papel importante contribuyendo con la exploración del espacio.

La NASA cuenta con un programa llamado Commercial Lunar Payload Services (CLPS). Dentro de este selecto grupo hay 14 socios comerciales aprobados por la agencia espacial. Estos son empresas privadas dedicadas a la ciencia que comparten su tecnología para el desarrollo de la investigación del universo.

Entonces la NASA se ahorra un paso muy gigante en la ejecución de sus misiones. Si algo les falta para estudiar algún componente, buscan y solicitan la asistencia de uno de estos socios para así solucionar. Como la agencia tiene varios objetivos por investigar convocan a las 14 empresas a que presenten proyectos para llevar las cargas útiles. "Las cargas útiles de ciencia y tecnología ayudarán a sentar las bases de las misiones humanas a la superficie lunar. Se seleccionará un proveedor a finales de año", escribieron en su portal oficial.

Luna

Los estudios que se harían de la Luna

En total son 10 los proyectos que la NASA pretende investigar y desarrollar en su viaje a la Luna en el 2023. Las opciones las especificó y las publicó en su sitio web. Ahora están en la fase de verificación y emitirán una respuesta antes que llegue el 2021. Entre algunas de las misiones resaltan la generación de retroreflectores para medir la distancia exacta entre ambos cuerpos. También la adherencia del regolito (polvo lunar, del que ya hemos hablado) y una máquina que sea capaz de capturar en imágenes una de las capas de la atmósfera de nuestro planeta. Hay otras siete opciones que la NASA le detalló a sus socios para verificar quienes se encuentran en capacidad de cumplirlas.