Sin utilizar cámaras, MIT desarrolló un dispositivo que captura datos de la posición en la que duermes y monitorea el sueño

Sin utilizar cámaras, MIT desarrolló un dispositivo que captura datos de la posición en la que duermes y monitorea el sueño

Se trata de un dispositivo que va pegado a la pared y emite señales de radio. Entre otras funciones, sería muy útil para estudios de pacientes con epilepsia.

Un grupo de científicos de MIT lograron desarrollar un dispositivo capaz de monitorear la posición de las personas al dormir. Lo novedoso de este aparato es que no utiliza cámaras de video y tampoco te coloca sensores en el cuerpo. Se trata de una pequeña máquina que va puesta encima de la pared y emite señales de radio. Se llama BodyCompass y gracias a su fabricación se podrá saber si la persona duerme boca arriba, abajo o en cualquiera de los dos lados.

Entonces se preguntarán ¿cuál es la finalidad de saber la posición al dormir?. La respuesta puede ser útil para los pacientes de varias enfermedades, además de los niños recién nacidos. En primer lugar es muy útil para las personas que sufren de epilepsia. Pues, según explica Slash Gear, estos pacientes tienden a aumentar su riesgo de muerte súbita si están durmiendo boca abajo.

Después tiene otras funciones para verificar la progresión de la enfermedad llamada Parkinson. Quienes sufren de esta condición tiene problemas para darse vuelta en la cama, entonces este dispositivo registraría dichas movilidades. Finalmente es bueno para tener un registro completo del sueño de los bebés, situación que es muy importante de verificar durante los primeros años de vida.

Postura de dormir I

La manera en la que trabaja el dispositivo

Como se dijo en un principio es un dispositivo que trabaja con un sistema inalámbrico. Este utiliza señales de radio que terminan abarcando gran parte de la habitación donde se coloque. Emite una especie de ondas electromagnéticas que van rebotando y entonces capturan la posición del cuerpo humano. Su funcionalidad es parecida a la que realiza un aparato de Wi-fi.

El reto más grande que tuvieron que sortear los científicos que crearon este aparato fue saber identificar en donde rebotan las ondas. Es decir en una habitación hay demasiados objetos donde pueden rebotar y se pueden confundir con el cuerpo. Un escritorio, un mueble, el mismo colchón o un televisor. Entonces los investigadores solucionaron este problema identificando los patrones de respiración.