Espacio: Viejo satélite de la NASA regresó a la Tierra como una “bola de fuego”

Espacio: Viejo satélite de la NASA regresó a la Tierra como una “bola de fuego”

El satélite de la NASA se encontraba en órbita desde 1964, para estudiar cómo el Sol afectó al campo magnético de la Tierra.

Un satélite de la NASA que se encontraba en órbita desde 1964 ingresó a la atmósfera terrestre como una “bola de fuego”, desintegrándose sobre el océano Pacífico.

Todo fue parte de la desaparición programada del OGO-1 (Orbiting Geophysics Observatory 1), cuyo fin llegó el 29 de agosto.

La ubicación de la caída estuvo a algo más de cien kilómetros al sureste de Tahití, en el Pacífico.

 

La historia del satélite de la NASA OGO-1

El OGO-1 fue lanzado para estudiar cómo el Sol afectaba al campo magnético de la Tierra.

Entre 1964 y 1969 la agencia estadounidense envió al espacio seis misiones, siendo la del OGO-1 la primera. Los otros cinco satélites ya habían aterrizado, por lo que el OGO-1 se convirtió en una especie del “Último de los mohicanos”.

Una de las primeras observaciones orbitales de un cometa fue realizado por el OGO-1. Ocurrió en 1969, cuando visualizó el cometa 2P/Encke.

Satélite NASA OGO-1

Explica la NASA en un comunicado que el “OGO-1 operó y devolvió datos científicos durante cinco años hasta 1969”.

“Después de 1969 la nave espacial se colocó en modo de espera, cuando los científicos no pudieron obtener más datos. Todo el apoyo a la misión terminó en 1971”.

Su caída no generó peligro para nadie, ya que al entrar en la atmósfera como una “bola de fuego” se desintegró. “Es un acontecimiento operativo final normal para las naves espaciales retiradas”, apuntó la NASA.