Ciencia: así luce la piel electrónica capaz de responder al dolor igual que la natural

Ciencia: así luce la piel electrónica capaz de responder al dolor igual que la natural

La ciencia celebra la creación de esta piel debido a que es un avance en pro de la fabricación de prótesis más adheridas a la realidad.

La ciencia y sus avances nunca dejan de sorprender. Un grupo de expertos de la Universidad RMIT de Australia ha creado una piel artificial capaz de responder al dolor de la misma forma que lo hace el tejido natural del cuerpo humano. Un avance que la ciencia celebra, debido a que se entra en un nuevo terreno en cuando a la fabricación de prótesis artificiales.

La piel electrónica replica con una reacción instantánea y severa al dolor. Reproduce los nervios humanos con señales eléctricas para recrear la respuesta que emite nuestro organismo, reseñó Daily Mail. En primer lugar los científicos que lideraron este proyecto celebran su avance. Manifiestan que se trata de una de las más grandes creaciones, en cuanto a tecnologías biomédicas se refiere. Además es un avance significativo hacia la robótica inteligente. 

"La piel es el órgano sensorial más grande de nuestro cuerpo. Cuenta con características complejas diseñadas para enviar señales de advertencia de fuego rápido cuando algo duele". Estas palabras pertenecen al profesor Madhu Bhaskaran, parte del equipo de la casa de estudios australiana.

La piel electrónica

La estructura de la piel electrónica fue fabricada por tres componentes. Al comienzo crearon más de mil recubrimientos que son más delgados que una pieza de cabello humano. Estas generan una reacción al calor y a las células de memoria electrónica. Las cuales imitan la forma en que el cerebro retiene información previa sobre peligros potenciales. Además de agregarle componentes electrónicos extensibles que proporcionan resistencia al material.

"Ninguna tecnología electrónica ha sido capaz de imitar de manera realista esa sensación de dolor tan humana, hasta ahora. "Nuestra piel artificial reacciona instantáneamente cuando la presión, el calor o el frío alcanzan un umbral doloroso", añadió el profesor Bhaskaran.

"Es un paso fundamental en el futuro desarrollo de los sofisticados sistemas de retroalimentación que necesitamos para ofrecer prótesis y robótica inteligentes verdaderamente", finalizó.