Esta batería con desechos nucleares puede alimentar dispositivos ¡por cinco mil años!

Esta batería con desechos nucleares puede alimentar dispositivos ¡por cinco mil años!

La batería estaría recubierta de diamantes, la sustancia más fuerte conocida en el mundo, para emitir menos radiación que el cuerpo humano.

Científicos norteamericanos están trabajando en una batería con desechos nucleares que puede alimentar dispositivos ¡hasta por cinco mil años! Y todo en una sola carga.

La batería estaría recubierta de diamante, la sustancia más dura conocida en el mundo, lo que haría que emita una bajísima radiactividad. Su uso sería seguro en automóviles, aviones, teléfonos inteligentes y marcapasos, según el Daily Mail.

El laboratorio que trabaja en desarrollarla se llama NDB, y realizó sus pruebas en California y Cambridge. NDB quiere decir Nano Diamond Battery, o Batería de Nano Diamante, en castellano.

 

¿Con qué funciona la batería de NDB?

De acuerdo con los científicos, la batería es alimentada por carbono 14. Este es un isótopo radiactivo que se genera en los bloques de grafito utilizados para moderar las reacciones en las centrales nucleares.

La energía del isótopo se absorbe en las capas protectoras de diamante sintético a través de un proceso que sirve para generar electricidad.

Aunque es peligroso tocar el carbono 14 con las manos, al estar encerrado en nano diamante no se filtraría.

Explica NDB que la vida útil de una batería construida en 2016 sería hasta el año 7746.

Batería NDB

“Imagina un mundo en el que no tendrías que cargar la batería de tu iPhone en absoluto por un día. Luego por una semana, por un mes. ¿Qué tal por décadas? Eso es lo que podemos hacer con esta tecnología”.

La pregunta se la hizo Neel Naicker, de NDB, en una conversación con The New Atlas.

Apunta el doctor John Shawe-Taylor, catedrático de la Universidad de Londres: “Cuenta con un impacto ambiental cercano a cero y costos bajos de transporte de energía”.

Hasta ahora, entre los futuros clientes de NDB se encuentran una compañía aeroespacial y una compañía productora de combustible nuclear. Se desconocen sus nombres, pero todo apunta a que esta tecnología llegó para quedarse.