Alerta en España por un nuevo brote que no tiene vacuna: el virus del Nilo Occidental

Alerta en España por un nuevo brote que no tiene vacuna: el virus del Nilo Occidental

Hay 16 personas hospitalizadas debido al virus del Nilo Occidental en dos localidades de Andalucía, España. ¿En qué consiste esta enfermedad?

En medio de la cuarentena por el coronavirus, que en España ha dejado saldos bastante drásticos, surge una nueva preocupación. Dos localidades sufren un brote del virus del Nilo Occidental.

Hasta los momentos hay 16 personas hospitalizadas, cinco de ellas en la UCI.

Inicialmente se había descartado, pero la Consejería de Salud y Familia de la Junta de Andalucía ratificó el positivo en la fiebre. Portales como El Confidencial aseveran la información.

Aunque las autoridades de Coria del Río y La Puebla del Río, al sur de Sevilla, mantienen bajo control la situación, siempre hay preocupación.

 

¿Qué es el virus del Nilo Occidental?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el virus del Nilo Occidental es una enfermedad que transmiten los mosquitos. Casi el 80% de las personas infectadas son asintomáticas, y las otras sufren fiebres.

Además de la calentura puede generar dolor de cabeza, rigidez de nuca, desorientación, temblores, debilidad muscular y parálisis.

 

investigadores mosquitos

 

Una de cada 150 personas infectadas puede padecer una afección más grave. El período de incubación va desde los tres hasta los 14 días.

El virus se aisló por primera vez en 1937 en Egipto, de allí su nombre.

 

¿Qué ocurre al no haber una vacuna para este virus?

No existe una vacuna para los seres humanos, y esto es decisivo. El tratamiento se basa en la hospitalización, la administración de líquidos por vía intravenosa y el apoyo respiratorio.

La OMS apunta que al no haber vacuna, “la única manera de reducir la frecuencia de la infección en los seres humanos es mediante la concientización de los factores de riesgo”.

El lado positivo es que, tanto el ser humano como los animales que pueden sufrir la enfermedad (el caballo, por ejemplo) son hospedadores finales. Es decir, podemos infectarnos tras la picadura de un mosquito, pero no propagar la enfermedad.