Universo: las bacterias pueden sobrevivir un viaje desde la Tierra hasta Marte, dicen los científicos

Universo: las bacterias pueden sobrevivir un viaje desde la Tierra hasta Marte, dicen los científicos

Este descubrimiento sobre las bacterias aumenta las probabilidades de que haya existido vida en Marte y que la puede haber fuera de nuestro sistema solar.

Un grupo de científicos descubrió que las bacterias podrían sobrevivir sin problemas un viaje desde la Tierra hasta Marte. Tras realizar un estudio en el que fueron enviadas bacterias hacia la Estación Espacial Internacional, encontraron que estas micropartículas no sucumben ante la radiación.

Mientras leen esta reseña muchos se preguntarán: "¿Quieren enviar bacterias a Marte?". La respuesta es que no. Este tipo de estudios pretende comprender lo que puede trasladarse -y lo que no-, alrededor del universo. En el caso de que una bacteria sobreviva a un viaje tan largo, sin sufrir la radiación del Sol, responde preguntas muy importantes. Además de generar muchísimas más en referencia a la vida en nuestro planeta.

Este descubrimiento aumenta la posibilidad del pensamiento que se tiene de que, en algún momento, existió vida en Marte. Mientras que también plantea un mayor porcentaje de que exista vida fuera de nuestro sistema solar, explican los científicos. Asimismo una de las preocupaciones de la NASA es que los humanos puedan contaminar otros planetas del espacio, reseñó Slash Gear.

Deinococcus radiodurans

El viaje de las bacterias

Esta investigación estuvo a cargo de la University of Pharmacy and Life Sciences, en Japón. Enviaron distintos grupos de células, de diferentes grosores, hacia la Estación Espacial Internacional. Luego las colocaron en placas de aluminio y se unieron al exterior de la nave espacial durante tres años.

Cada año que iba pasando les hacían el debido monitoreo y las chequeaban para verificar su comportamiento. Algunas de ellas no fueron observadas desde que fueron colocadas, hasta el final de la investigación. Hubo algunas bacterias que no soportaron la fuerza de la luz ultravioleta, pero incluso muertas lograron poner una capa protectora sobre otras que si soportaron los tres años de exposición.

La bacteria que usó la NASA para estas pruebas se llama Deinococcus radiodurans. Son de naturaleza resistente a la radiación debido a su capacidad para reparar el ADN cuando se daña.