Científico de la UNAM estaba en lo correcto: existe una estrella formada por neutrones

Científico de la UNAM estaba en lo correcto: existe una estrella formada por neutrones

Dany Page, un investigador de la UNAM, teorizó en 1987 sobre una estrella de neutrones: su existencia fue confirmada este año por la Universidad de Cardiff.

En 1987, un investigador de la UNAM teorizó sobre la presencia de una estrella de neutrones. Esa teoría fue confirmada este año por un grupo de la Universidad de Cardiff, en Gales.

Lo dicho por Dany Page Rollinet, científico del Instituto de Astronomía de la UNAM, resultó estar en lo correcto.

 

Dany Page (UNAM) y su análisis de la estrella de neutrones

 

La labor de Page estuvo apoyada en su momento por colegas del Instituto Max Planck de Astrofísica (Alemania) y las universidades Stony Brook y Ohio (Estados Unidos).

Los investigadores de la Universidad de Cardiff confirmaron la estrella de neutrones gracias al telescopio de Atacama, en Chile. El resultado fue publicado en la revista científica The Astrophysical Journal.

El telescopio se denomina oficialmente Atacama Large Millimeter/Submillimeter Array (ALMA), y se encuentra en el norte de Chile. Es uno de los más potentes del mundo.

 

Así fue la confirmación de la teoría realizada por el científico de la UNAM

Gracias al telescopio de Atacama, los investigadores de Cardiff pudieron observar un exceso de brillo en una burbuja de polvo en los escombros centrales del remanente de la supernova 1987A.

Page analizó los resultados, según un comunicado emitido por la UNAM.

“En estas explosiones de supernova se produce un hoyo negro o una estrella de neutrones”, afirmó el científico. “Generalmente se espera que la estrella de neutrones sea un pulsar (…) pero mi predicción teórica apuntó a una estrella de neutrones que no emitía pulsos”.

La estrella tampoco cuenta con un campo magnético, y esto también lo había teorizado Page en hace 33 años.

En el caso de la supernova 1987A, la cantidad de polvo en los escombros es equivalente a 200 mil veces la masa de la Tierra, según estimaciones.