Tubos de lava presentes en la Luna y Marte podrían albergar bases planetarias en un futuro

Tubos de lava presentes en la Luna y Marte podrían albergar bases planetarias en un futuro

Geólogos planetarios realizaron un estudio sobre los suelos de la Luna y Marte y determinaron que estos tubos son mil veces más grandes que los de la Tierra.

Los tubos de lava son una especie de cuevas volcánicas con forma de túneles. Están presentes en los planetas y se generan, durante su proceso de formación. La Tierra los tiene y los científicos que estudian los suelos planetarios los han detectado en otras latitudes de nuestro sistema solar. Específicamente en la Luna y Marte, donde notaron que son mil veces más grandes que los de nuestro planeta. Entonces manifestaron que estas cuevas podrían servir como bases planetarias en un futuro.

La relación que podrían tener las supernovas con todo el calcio del universo

Científicos norteamericanos estudiaron una de tantas supernovas con rayos X. Hallaron, en la observada, que es rica en calcio.

La actividad volcánica en nuestro satélite natural y el planeta rojo crearon estos tubos hace miles de millones de años. Tal cual pasó en la Tierra. Una vez que se extingue la lava, el fuego o magma, el espacio queda. Entonces los científicos estudiaron estos suelos y notaron la amplitud. Además de señalar las funciones positivas que pudieran tener para futuras misiones de las distintas agencias espaciales.

Uno de los grandes retos que tiene establecer misiones en otros planetas es la falta de protección contra las radiaciones solares. Ningún otro cuerpo celeste de nuestro sistema cuenta con una atmósfera como si lo tiene la Tierra. Sin embargo, dentro de estos tubos, se pudiera tener la protección necesaria contra dichas radiaciones. Y al tener amplios terrenos para trabajar, sería ideal la instalación de los campamentos.

Tubo de lava en la Isla de Jeju

Las medidas de los tubos en Marte y la Luna

Explicaron los científicos, según reseñó el portal Daily Mail, que el mayor de los tubos en la Luna alcanza los 30 metros de ancho. Aparte de tener una extensión de 40 kilómetros de largo. "Estas medidas son suficientes para instalar una base del tamaño de una pequeña ciudad", dijeron los expertos.

Los investigadores observaron los suelos de estos tubos en la Tierra. Entonces compararon la existencia de estos espacios en los dos cuerpos celestes mencionados. Y se encontraron con que los de la Luna parecen ser los más grandes y aptos para el ambicioso proyecto. "Lo más importante es que, a pesar de la impresionante dimensión de los tubos lunares, se mantienen dentro del umbral de estabilidad del techo debido a una menor atracción gravitacional", manifestaron.