La esperanza de salvar al rinoceronte blanco recae sobre los últimos 10 óvulos extraídos las dos únicas hembras

La esperanza de salvar al rinoceronte blanco recae sobre los últimos 10 óvulos extraídos las dos únicas hembras

De la especie solo quedan, en el norte, dos ejemplares: una rinoceronte blanco hembra y su hija. Los huevos fueron puestos de inmediato en un laboratorio.

Solo quedan dos especies de rinoceronte blanco del norte: hembra madre e hija. Entonces los científicos disputan una carrera contra reloj, con la intención de salvar a la especie de la extinción. Expertos en la materia, pertenecientes al Instituto Leibniz y otros organismos, extrajeron la última tanda de huevos, de una de las hembras que queda de esta subespecie. Los óvulos fueron llevados de inmediato al Laboratorio Avantea, en Italia, para los trabajos correspondientes.

Nacieron 140 elefantes en Kenia durante la cuarentena por el coronavirus

La ausencia de turistas por la cuarentena y las lluvias en la zona favorecieron al nacimiento de 140 elefantes en el país africano.

¿Cuáles son estos trabajos? pues se trata de inseminar artificialmente con esperma congelado otros rinocerontes ya muertos. Los científicos manifiestan que esta ninguna de las hembras es capaz de llevar un embarazo a termino. Entonces realizan el proceso de forma artificial, para obtener las crías del animal.

Para ello necesitarían de sustitutos de otra subespecie conocida como rinoceronte blanco, pero del sur. Desde mediados del 2019 se tenía planificado este proceso. Pero la pandemia complicó el accionar de los institutos y movimientos ambientales involucrados. Sin embargo "todo transcurrió sin problemas y sin complicaciones", manifestaron, según reseñó Daily Mail.

Rinocerontes AP

Los óvulos del rinoceronte

"Se crearon tres embriones a partir de los óvulos extraídos previamente y el siguiente paso es seleccionar rinocerontes blancos del sur hembras para que actúen como madres sustitutas", dijeron los científicos. En los inicios del 2018 solo quedaban tres, un macho y estas dos hembras. En marzo de ese mismo año falleció el macho, lo que obligó a utilizar los métodos artificiales para salvar la especie. Además de los sustitutos de las subespecies mencionadas.

Debido a que estas dos hembras todavía producen huevos, hace que se tenga una última esperanza. Esta no solo recae en la producción de óvulos, sino también en que su madre sustituta sea capaz de llevar el proceso del embarazo hasta el final y tener nuevos ejemplares.

La culpa de que este animal esté a casi nada de desaparecer, lo tenemos que decir, es del ser humano. La caza furtiva acabó con una especie que ubicó extensos terrenos en el este y el centro de África.