Un contendor de temer: review de la TV Hisense ULED H8G [FW Labs]

Un contendor de temer: review de la TV Hisense ULED H8G [FW Labs]

Pero con algunos "peros" en la región.

Corría el 2018 y cuando veíamos el Mundial de Rusia una marca secuestraba gran parte de los estáticos: Hisense. Sabíamos que eran televisores, pero no sabíamos cuándo entrarían con fuerza en la región.

Esta marca china ha logrado ganar una cantidad grande de cuota mercado gracias a sus diseños atractivos, buenos precios y tecnologías atrayentes. No por nada están invirtiendo tanto en investigación y desarrollo, algo que, por lo general, está reservado a los grandes y claramente esta marca apunta a estar en el podio de los mejores en el futuro.

Hisense ULED H8G

El modelo que llegó a nuestras manos es el ULED H8G, que es un panel LED 4K con HDR10+, todo en un molde con un diseño súper agradable a un precio bastante alcanzable.

Hablamos de un panel, en el caso de nuestra unidad de review de 55 pulgadas y que, con una calidad de imagen espectacular para el precio al que se ofrece, y he probado televisores OLED de marcas reconocidas. Los niveles de negro son abismalmente buenos, aunque quizás un poco disparejos. Las esquinas tienen un evidente desvanecimiento a negro.

Hisense ULED H8G

Por otro lado, sus modos de optimización de imagen, a gusto mío, son fatales y esconden lo buena TV que puede ser esta Hisense. Tras una capa de contrastes y gammas mal optimizadas, junto a modos de movimiento rápido simulado, se esconde un terminal capaz de ofrecer a muy bajo costo una experiencia que a veces se encuentra solo en las gamas más altas.

Hisense ULED H8G

Y tal como se recomienda pasar un tiempo "googleando" para calibrar bien esta unidad, también se recomienda apagar todo tipo de simulación de audio, porque la historia es similar a lo anterior. Hay parlantes muy capaces, con buen volumen y definición, quizás no suficientes para reemplazar a un soundbar, pero súper cumplidores.

Otro aspecto en donde cumple de manera genial esta tele es con videojuegos, su input lag es ínfimo, casi al nivel de un monitor de PC decente, lo que me impresionó muchísimo, aunque ojo, corre a 60Hz, no más. Aún así, para Playstation 4, por ejemplo, sobresale.

Hisense ULED H8G

Queda claro que es un televisor que es de todo mi gusto, sobretodo por el precio al que se ofrece en el retail, pero hay tres cosas puntuales que me indignan un poco, y todas están dentro un solo concepto: localización.

Duele enterarse que podría ser aún mejor, porque en otros mercados corre el sistema operativo Android TV en vez del propio de Hisense que no tiene ni Amazon Prime (igual todo se puede arreglar con una Mi Box, por ejemplo, pero igual vale la pena hacerlo notar). Aquí tenemos solo 3 entradas HDMI en vez de 4. Yo las usaría todas y entre más, mejor, y que en otros lados el mismo modelo tiene soporte para Dolby Vision, que es mi tipo de imagen preferido y aquí no.

Hisense ULED H8G

Esto te habla de que a nivel de hardware es extremadamente capaz, no por nada tiene la luminosidad suficiente para que su HDR sea de verdad y ni se arruga al estar expuesta a una ventana con sol casi directo:

Hisense ULED H8G

Se entiende que estas decisiones son tomadas para abaratar costos, pero a sabiendas de lo que la marca es capaz y lo buena de su propuesta de valor a nivel global, hay que exigirles más. Quizás en la próxima tanda.

Hisense ULED H8G