Un meteorito hallado en el 2012 es la roca espacial mejor conservada que los científicos han encontrado

Un meteorito hallado en el 2012 es la roca espacial mejor conservada que los científicos han encontrado

El meteorito fue hallado en la Antártida y tras años des estudios lograron separar cada uno de los componentes de una parte de su estructura.

Corría el año 2012 en nuestro planeta, y un grupo de científicos estaba en la Antártida para un trabajo de investigación. Es normal encontrarse en el helado territorio de la Tierra para estudios que tengan que ver con el espacio. Estos profesionales, japoneses por cierto, hallaron una pequeña roca que sometieron a distintos estudios. Se trata de un meteorito al que denominaron Asuka 12236, hasta ahora el mejor conservado en manos de seres de nuestro planeta.

La nieve de la Antártida lo cubría y su tamaño era prácticamente diminuto. Costó mucho encontrarlo. Sin embargo fue una gran hazaña de los científicos. A pesar de su tamaño, tras el extenso estudio, notaron que era muy rico en componentes espaciales. Fue comparado con el que hasta entonces era el meteorito mejor conservado en el mundo. Por resultados dobló las cifras y pasó a ocupar el primer lugar.

Reseña el portal Slash Gear que esta piedra fue llevada al Centro de Vuelo Espacial Goddard, de la NASA. Allí separaron una pequeña porción y la procesaron con la intención de decodificar la información que contiene. Al tratarse de una roca espacial, estaban en presencia de una roca primitiva, quizás de años incalculables, por ahora. Entonces separaron el polvo espacial con agua y le inyectaron un líquido capaz de separar cada uno de los componentes.

Asuka 12236

 

Los componentes del meteorito

Los expertos descubrieron una gran cantidad de aminoácidos presente en el meteorito. "Las moléculas incluían ácidos aspártico y glutámico. Estos son dos de los 20 aminoácidos que se forman a sí mismos en variedades de arreglos que componen las proteínas", reseñó el portal antes citado.

Dichas proteínas está ubicadas en un grupo llamado aminoácidos zurdos. Los mismos están presentes en muchos componentes de nuestro planta y son "precursores de la vida". Los investigadores, a pesar de no ponerle una fecha específica, se atrevieron a calcular que este meteorito ya estaba en nuestro planeta incluso antes de la formación de todo nuestro sistema solar.