Un iPod fue convertido en un contador Geiger secreto para el Gobierno, dice ex trabajador de Apple

Un iPod fue convertido en un contador Geiger secreto para el Gobierno, dice ex trabajador de Apple

En Estados Unidos, un antiguo empleado de Apple dio a conocer el secreto que solo sabían cuatro personas en la empresa.

Un antiguo ingeniero de Apple reveló que el Gobierno de Estados Unidos convirtió un iPod en un contador Geiger secreto. Solo cuatro personas en la compañía lo sabían, de acuerdo con el personaje.

David Shayer trabajó en el desarrollo del iPod desde 2001, y contó la historia en el portal TidBIT. El hecho ocurrió en 2005 y así lo relata el ingeniero.

“Apple Marketing aún no había llegado al nombre iPod: el producto era conocido como P68, en nombre clave”, afirmó Shayer. “Escribí el sistema de archivos del iPod y más tarde la base de datos SQLite que rastreó todas las canciones”.

 

Apple

 

“Con el tiempo”, agrega Shayer, “trabajé en casi todas las partes del software del iPod, excepto los códecs de audio que convirtieron archivos MP3 y AAC en audio”.

Uno de los jefes de Shayer entró en su oficina en 2005, realizándole una asignación especial.

“Ayudarás a dos ingenieros del Departamento de Energía de Estados Unidos a construir un iPod especial. Solo a mí debes rendirme los informes”, apunta. Posteriormente sabría que no trabajaban en el Departamento de Energía, sino en una división de Bechtel, una contratista de defensa del departamento.

 

El desafío de convertir el iPod de Apple en un contador Geiger

La intención era añadir un hardware personalizado a un iPod, pero sin que éste perdiera su imagen. El aparato funcionaba como un iPod normal, pero con la modificación permitía realizar mediciones como si fuera un contador Geiger.

Un contador Geiger es un detector de partículas y radiaciones ionizantes. Permite medir la radiactividad de un objeto o lugar.

“Era algo que parecía inocuo, que reproducía música y funcionaba exactamente como un iPod normal”, señala el ingeniero. “Podrías caminar por una ciudad, escuchando casualmente tus canciones, mientras grabas evidencias de radiactividad”.

Shayer no supo más no volvió a hablar sobre el tema, hasta esta semana. Desconoce dónde y cuándo se habrá usado el contador. Pero no deja de ser una maravillosa historia de espías.