Cuatrocientos años después los escombros de la explosión de la supernova Kepler no disminuyeron

Cuatrocientos años después los escombros de la explosión de la supernova Kepler no disminuyeron

Una supernova en explosión es un fenómeno más común de lo que se piensa, en las profundidades del universo. Por ahora solo se registra en estrellas masivas.

Como ya es conocido una supernova se da cuando una estrella masiva se encuentra en explosión. Llamamos estrella masiva a las que tienen una extensión tan o más impresionante que nuestro Sol. De hecho según los registros de las agencias espaciales, se han registrado supernova hasta 40 veces más grandes que el Sol. Entonces lo que hoy nos convoca es hasta donde puede llegar la onda expansiva de esta explosión. Y además durante cuanto tiempo se pueden mantener los escombros.

La NASA publicó en su portal web un estudio que realizó sobre la supernova de Kepler. Esta estrella en explosión se encuentra en nuestra galaxia a unos 20 mil años luz. Para dicho estudio utilizaron el Observatorio de Rayos X Chandra. Explican los científicos de la NASA que gracias a Chandra, lograron captar imágenes de esta supernova durante una década y media. El propósito es verificar el movimiento de las partículas que a rodean y el remanente de la explosión.

Al hablar del remanente se refieren a los escombros. Toda explosión sea de un fuero artificial en las fiestas, una bomba nuclear o una supernova deja consecuencias a su paso y los escombros son el registro para entender la intensidad del suceso. La explosión de Kepler fue registrada por científicos hace más de 100 años.

kepler I

La onda expansiva de la supernova

De esta manera han podido dar fe, que en la actualidad, hay partículas de esos escombros que se siguen moviendo a una velocidad impresionante. Pero cuando se habla de una velocidad impresionante es en serio, algo inimaginable. Aseguran los expertos que los escombros se mueven a unos 59 millones de kilómetros por hora, 400 años después de la explosión.

Reseña el portal de la agencia espacial que los científicos están de lleno sobre los datos obtenidos. Pues intentan determinar si se trata de un comportamiento inusual de la estrella o si es normal en las explosiones de las estrellas masivas. Para ello se centran en darle seguimiento a 15 "pequeños" nudos del escombro del remanente de Kepler.