¡El gran escape!: escarabajo japonés que sobrevive el 90% de las veces, tras ser comido por las ranas

¡El gran escape!: escarabajo japonés que sobrevive el 90% de las veces, tras ser comido por las ranas

Este escarabajo es devorado como una presa. Luego los científicos exprimen el recto de su depredador, y en la mayoría de las veces sale con vida.

Un escarabajo japonés tiene la habilidad de salir con vida, tras ser devorado como una simple presa. Científicos de la Universidad de Kobe, realizaron más de 10 experimentos y solo esta especie logró salvarse de las "garras" de su depredador: una rana.

Este escarabajo está identificado con el nombre de Regimbartia attenuata. En las imágenes que publicó Daily Mail, se ve como el insecto sobrevive en la mayoría de las veces. Presa y depredador fueron grabados en el laboratorio de la casa de estudio antes mencionada. Entonces la rana se come al escarabajo, pasan dos horas y los científicos exprimieron el recto del depredador. La sorpresa fue que en más del 90% de las veces salió con vida. De hecho se ve como de inmediato camina por el vidrio destinado para las pruebas.

Rana y Escarabajos extraños

Un escarabajo único entre su familia de especies

En total fueron 15 experimentos realizados por la Universidad de Kobe. 15 escarabajos, para 15 ranas distintas, de los cuales 14 sobrevivieron. No obstante no quisieron quedarse cortos en la investigación y alimentaron a las ranas con otras 13 especies distintas de escarabajos. El resultado fue el que esperaban, los insectos murieron en el sistema digestivo de la rana. Esta conclusión demuestra que Regimbartia attenuata es capaz de escapar con vida, una vez que han sido consumidos por uno de sus depredadores.

"De los escarabajos excretados por las ranas, el 94.4 por ciento sobrevivió durante al menos 2 semanas después de la excreción. Por lo tanto, los costos de escapar del interior de las ranas pueden ser más bajos de lo que esperábamos", expresó el Dr. Shinji Sugiura, de la institución antes mencionada. Muchas de las ranas no notaron que su presa seguía viva, luego de la excreción. Mientras que otro grupo se dispuso a atacar de nuevo lo que hace algunas horas había sido su alimento. Estos escarabajos tienen una medida de 0.14 a 0.19 pulgadas.