EE. UU. invertirá mil millones de dólares en IA y computación cuántica

EE. UU. invertirá mil millones de dólares en IA y computación cuántica

La Casa Blanca anuncia una inversión multimillonaria en sistemas de Inteligencia Artificial (IA) y Computación Cuántica para el sector de Seguridad Nacional.

La computación cuántica y la Inteligencia Artificial (IA) se están convirtiendo en materias de gran peso para todos los sectores, incluyendo el gobierno.

Una perfecta muestra de ello es el anuncio por parte de la Casa Blanca de una inversión por USD $1.000 millones en el desarrollo de estos dos sectores.

Coronavirus: Donald Trump aprobaría vacuna de Oxford antes de las elecciones

La FDA según sus protocolos no podría aprobar la vacuna contra el Coronavirus Covid-19 de la Universidad de Oxford en 2020. Pero Trump tiene un plan.

Es extraño, pero uno de los anuncios más importantes que llegó a hacer Donald Trump en su racha de expedición de órdenes ejecutivas fue un decreto para impulsar el sector de la Inteligencia Artificial (IA) para posicionar a Estados Unidos como líder en ese ramo.

La inversión que ahora se anuncia correspondería a dicha estrategia que por un momento parecía olvidada y que resurge ahora, en un momento donde las urgencias del país (y el mundo) para muchos podrían ser otras.

No sólo seguridad nacional

Científicos logran la "teletransportación cuántica"entre dos chips

En su origen el interés de impulsar la computación cuántica y la IA se centraba en el fortalecimiento de la seguridad nacional. Pero esta nueva inversión también ampliaría su espectro de acción e inversión dentro de otros sectores, como el de investigación y el económico.

A grandes rasgos se financiará una serie de centros académicos de desarrollo y también en el sector privado, pero vinculados con agencias federales, para “perseguir avances transformacionales”.

Computación cuántica, aprendizaje automático y robótica son algunos de los proyectos que se piensan arrancar con esta nueva etapa. Pero el espectro de acción por naturaleza sería muy amplio, igual que el presupuesto.

Al final, si todo sale bien, se lograrían innovaciones en múltiples sectores y Estados Unidos podría redefinir el futuro de su industria (y del trabajo) en muchos aspectos.