Científicos aficionados ayudan a la NASA a realizar descubrimientos espaciales

Científicos aficionados ayudan a la NASA a realizar descubrimientos espaciales

Cerca de 100 mil científicos ciudadanos fueron esenciales para que la NASA realizara descubrimientos de más enanas marrones.

La NASA dio a conocer 95 descubrimientos espaciales, muchos de ellos gracias a científicos aficionados.

Estos científicos formaron parte del proyecto de ciencia ciudadana Backyard Worlds: Planet 9. El programa se diseñó para emparejar científicos aficionados con profesionales, con la finalidad de trabajar con los datos del satélite NEOWISE.

La NASA confió en una red mundial con más de 100 mil científicos ciudadanos. Estos se ofrecieron a inspeccionar billones de píxeles de imágenes de telescopio para identificar los movimientos de las enanas marrones.

 

NASA

 

Los hallazgos muestran que cualquier persona con el interés en la materia puede desempeñar un papel importante en la comprensión científica del Sistema Solar.

Les Hamlet es un científico ciudadano de Springfield, Missouri, citado por la NASA en su comunicado. Forma parte de Backyard Worlds desde 2017.

“Este será el primer artículo científico en el que soy coautor, y es el punto culminante de trabajar con Backyard Worlds hasta ahora”, dijo. “Estar conectado de alguna manera con el ahora retirado Telescopio Espacial Spitzer es algo especial para mí”.

 

¿Qué son las enanas marrones? Lo explica la NASA

Entre los cuerpos celestes descubiertos están las enanas marrones. Son objetos subestelares poco masivos e incapaces de mantener reacciones nucleares continuas de fusión de hidrógeno en su núcleo. Muchas de ellas se encuentran a pocas docenas de años luz del Sol.

Si bien las enanas marrones descubiertas no son lo suficientemente masivas para ser consideradas estrellas, sin muchas veces de mayor peso que los planetas.

 

Enanas marrones, en una recreación de la NASA

 

Aunque se llamen enanas marrones, su color es magenta o naranja-rojo. Aunque no tengan la energía del Sol, sí pueden ser muy calientes. También existen otras lo suficientemente frías como para tener nubes de agua.

Su calor es detectado por telescopios como Spicer y NEOWISE, explica la NASA en su comunicado.

Uno de los objetivos del proyecto era encontrar contexto, afirma la agencia espacial, para la enana marrón más fría conocida: WISE 0855. Esta tiene unos -10 grados Farenheit.