Este tipo de Alzheimer afecta a personas más jóvenes de lo usual

Este tipo de Alzheimer afecta a personas más jóvenes de lo usual

Es llamado “Síndrome disejecutivo progresivo”, un tipo de Alzheimer que altera las funciones de organización y planificación.

El Alzheimer está relacionado la mayoría de las veces con la vejez. Es lo común. Pero existe un tipo de esta enfermedad que afecta a personas menores.

Su nombre es el “Síndrome disejecutivo progresivo”, y desde los 40 años puede cambiar la vida de una persona.

Pero este síndrome, a diferencia del Alzheimer, afecta al lóbulo parietal y la función ejecutiva. El primero influye en el hipocampo y la memoria episódica.

 

cerebro.jpg

 

El doctor David Jones ha estudiado este síndrome. Es profesor de neurología y radiología del Mayo Clinic College of Medicine en Estados Unidos.

Jones conversó con el portal Medscape en español sobre el tema.

Su deseo es crear mayor conciencia sobre la enfermedad para que los médicos manejen sus síntomas en pacientes jóvenes.

 

El análisis del doctor Jones sobre este tipo de Alzheimer

El estudio más reciente del doctor Jones fue realizado a 55 pacientes, el 62% mujeres. La edad promedio en la que iniciaron los síntomas era de 53.8 años.

Para el experimento se utilizó análisis de líquido cefalorraquídeo, estudios por neuroimágenes o datos de necropsias. Todos los casos fueron tratados como Alzheimer, pero con una particularidad: se hizo cuando tenían de promedio 57.2 años.

Es decir, el diagnóstico se realizó tres años después del comienzo de los síntomas.

 

Medicina

 

Jones destaca que, de 39 casos, 32 tuvieron un diagnóstico inicial incorrecto. “Esto solo resalta el tipo de confusión diagnóstica con estos pacientes”, afirmó.

Descartada la genética como origen de la enfermedad, se estudiaron tomografías: el hipocampo de las personas era normal.

Para Jones, el error está en no estudiar el lóbulo parietal. “No se percatan que el lóbulo parietal es un factor muy importante en la función ejecutiva”, dijo el experto.

Aunque no hay una solución para la enfermedad, el diagnóstico correcto puede ayudar a tratarla lo antes posible para evitar males mayores. “Las intervenciones en el modo de vida, como la nutrición óptima, la actividad física y la participación social ayudan”, afirma.