Ingenieros británicos crearon el Proteus: el primer material artificial "no cortable" de la Tierra

Ingenieros británicos crearon el Proteus: el primer material artificial "no cortable" de la Tierra

La forma de este material fue inspirada en las cáscaras de toronjas o pomelos. Recibió su nombre, Proteus, gracias al Dios griego de igual identificación.

Un grupo de científicos logró crear lo que ahora conocemos como Proteus. Se trata de primer material artificial irrompible del planeta. Varios componentes fueron fusionados por estos ingenieros, para más adelante llegar al impenetrable material. Uno de los primeros propósitos que mencionaron los profesionales, fue la creación de armaduras ligeras.

Proteus es una creación en conjunto de la Universidad de Durham en el Reino Unido y el Instituto Fraunhofer, Alemania. Según Daily Mail los científicos explicaron que recibió el nombre de Proteus gracias al Dios griego del mar llamado de esta manera. Además describieron su forma de actuar más como un animal vivo, que como un objeto inanimado. Sostienen que es un "material inteligente".

Los ingenieros explican que este material está hecho de esferas de cerámica, encerradas en una estructura de aluminio celular. Debido a esta combinación se convierte en algo muy ligero, capaz de ser útil para la creación de armaduras. También podría ser gran utilidad para la fabricación de cerraduras de bicicleta y equipos de protección para los obreros en la construcción.

Proteus

La prueba que resistió Proteus

Entonces para probar la resistencia de este nuevo material, el equipo lo sometió a una prueba bastante fuerte. Intentó cortar con una amoladora angular y con un taladro. El resultado fue el que ya les hemos contado. No solo el material quedó intacto, sino que además el acero de la amoladora y el taladro quedaron inservibles para otras ocasiones. "La cuchilla se erosiona gradualmente y finalmente se vuelve ineficaz a medida que la fuerza y ​​la energía del disco o del taladro se vuelven sobre sí mismas, y se debilita y destruye por su propio ataque", contaron los ingenieros británicos y alemanes.

Gran parte de lo impresionante de este nuevo material es la forma esférica que se le imprimió. Es por ello que fue inspirado en una toronja o pomelo. "Nos intrigó la forma en que la estructura celular de la toronja y la estructura embaldosada de las conchas de moluscos pueden evitar daños a la fruta o las criaturas en el interior. A pesar de estar hechos de bloques de construcción orgánicos relativamente débiles", dijo el Dr. Stefan Szyniszewski, parte del equipo de investigación.