Humanidad sin piedad: el 2019 fue el año récord en cantidad de desechos electrónicos

Humanidad sin piedad: el 2019 fue el año récord en cantidad de desechos electrónicos

La tecnología avanza pero la conciencia parece retroceder con los 53,6 millones de toneladas de desechos electrónicos dejados por el ser humano.

En pleno 2020 y con una pandemia sin precedentes en curso la humanidad sigue dando muestras de retroceso en cuando a la conservación del medio ambiente se refiere. El 2019 fue el año que más peso de desechos electrónicos se registraron en la historia. Computadoras, teléfonos, electrodomésticos, tarjetas madres y un sinfín de dispositivos electrónicos tirados a cualquier parte, no recibieron el tratamiento adecuado por parte de las corporaciones. En total fueron 53.6 millones de toneladas métricas de esta clase de basura.

Publicó el portal The Verge, que este peso es el equivalente a todos las personas adultas de Europa . Es una cifra récord que creció el 21% con respecto al 2014. Solo el 17% de esta impresionante cantidad de basura electrónica fue reciclada. Mientras que la mayoría fue enviada a un vertedero, fue incinerada o simplemente desapareció del radar. El informe y registro de estas cifras estaba destinado a mostrar el avance global en este tema. Y lamentablemente terminó mostrando el marcado retroceso, añade The Verge.

Sin embargo no todo termina allí. Aseguran que en los años siguientes el problema seguirá empeorando, pues según las mediciones la cantidad de desechos se duplicará en el 2030. Tomando como referencia inicial el registro del 2014. Esto significa un peligro para la salud de las personas que lo manejan y para el medio ambiente.

Desechos Eletrónicos

¿De qué manera inciden estos desechos electrónicos?

"Estamos al comienzo de una especie de explosión debido al aumento de la electrificación que vemos", dijo Ruediger Kuehr. Además añade: "Comienza con los juguetes, si miras lo que sucede alrededor de Navidad. Todo viene con una batería o un enchufe". Kuehr es uno de los autores el informe. También es el director del Programa de Ciclos Sostenibles de la Universidad de las Naciones Unidas.

Una de los detalles que más preocupa a las organizaciones involucradas es que dentro de los desechos hay 50 toneladas de mercurio a las que se les ha perdido el rastro. Este componente en específico afecta el cerebro y puede incidir de manera negativa en el desarrollo cognitivo de los niños. 

Dentro de estos desechos también se encuentra oro, hierro, cobre y otros minerales que representan el valor de 57 millones de dólares.