Recientes hallazgos arquelógicos exponen que los humanos habitaron Norteamérica desde hace 30 mil años

Recientes hallazgos arquelógicos exponen que los humanos habitaron Norteamérica desde hace 30 mil años

Un grupo de investigadores encontró una serie de herramientas y utensilios que utilizaron los humanos, en una cueva del norte de la Ciudad de México.

¿Desde cuando habitan los humanos los distintos territorios de nuestro planeta?. Es una pregunta que se hacen, con mucha frecuencia, los distintos investigadores del mundo. Además de existir registros plasmados en documentos, también hay pruebas encontradas en sitios estratégicos. Jeroglíficos en las cuevas, osamentas antiguas, herramientas enterradas y un sinfín de aspectos que se han convertido en objetos de estudio.

Investigadores hallaron restos de gatos en Polonia con data de hace 6.200 años

Los arqueólogos excavaron en las cuevas del sur de Polonia para lograr el importante hallazgo de los restos de los gatos milenarios.

Asia, Europa, África y las tres partes que dividen a América tienen distintas épocas que registran población. En particular, un reciente hallazgo cambiaría todo lo que se pensaba sobre el norte de América. Pues unas herramientas y utensilios, encontrados en una cueva del norte de la Ciudad de México, entrega nuevas pruebas.

Antes de este descubrimiento, se tenía registro de humanos en Norteamérica de hace 15 mil años A.C. Ahora se encontraron alrededor de 1.900 herramientas de piedra tallada en una cueva llamada Chiquihuite, al norte de la capital azteca. Estos utensilios tienen registros de hace 30 mil años, aproximadamente, reseñó el portal T13 citando a la agencia AFP.

El arqueólogo Ciprian Ardelean, manifiesta que se le realizaron las pruebas suficientes para determinar la antigüedad de las herramientas. "Nuestras investigaciones aportan nuevas pruebas sobre la antigüedad de la presencia de humanos en las Américas", dijo.

Piedra Cueva

Sin restos humanos

A pesar del hallazgo de sus herramientas, no existió registro de restos humanos. Nada de osamentas, ADN, vestimenta o marcas en las paredes. Por ahora solo existe la prueba de las herramientas que utilizaron estos seres. "Es probable que los humanos lo utilizaran de forma relativamente constante, quizás durante episodios estacionales recurrentes que forman parte de periodos migratorios más grandes", finalizó Ardelean.