Ciencia: adiós a la contaminación sonora con este dispositivo que elimina el ruido incluso con las ventanas abiertas

Ciencia: adiós a la contaminación sonora con este dispositivo que elimina el ruido incluso con las ventanas abiertas

Se trata de un cancelador de ruido a base de parlantes instalado en las ventanas. Se encuentra a modo de prueba y pretende salir al mercado en un futuro.

Hay ciertas zonas urbanas en donde vivir puede convertirse en un dolor de cabeza. Hogares que están cerca de las vías del tren, en las adyacencias de un aeropuerto o alrededor de las avenidas principales pueden ser significados de jaquecas seguras. La contaminación acústica no se acumula como otro tipo de contaminaciones. Sin embargo esta puede alterar la paz y tranquilidad con la que algunas personas necesitan vivir. Y puede que la solución no sea alejarse de la ciudad o buscar estar en el campo. Esto se podría solventar con un dispositivo que por ahora llaman cancelación de ruido y va instalado en las ventanas.

No se trata de una novedad decir que el futuro tecnológico llegó para quedarse. Tampoco nos deja de sorprender cada invención presentada por distintos científicos alrededor del mundo. Y esta es una de ellas, según lo reseña Daily Mail, es una obra de la Universidad Tecnológica de Nanyang, Singapur. Consta de una ventana a la que le instalaron 24 altavoces en un patrón uniforme de cuadrículas. Estos fueron utilizados para generar antiruidos.

Ventanas abiertas no equivale a ruido externo

Este dispositivo funciona emitiendo un sonido con la misma frecuencia que el ruido externo. Entonces emite ondas de sonido invertidas con el objetivo de eliminar la contaminación sonora. Explica el mismo estudio que incluso con las ventanas abiertas, el ruido se redujo en un 50%. En las mediciones registraron una reducción de 10 decibelios. Esta cifra está relacionada a la reducción de un 17%  en los riesgos de salud que el ruido genera.

Alrededor del cuadrado de las ventanas instalaron los 24 altavoces de 1.7 pulgadas de diámetro cada una. Las mismas están fijadas en el interior con un sensor en la parte de afuera. El dispositivo fue testeado con ruidos de tráfico, trenes y aviones a una distancia de casi dos metros. Además en el interior instalaron 18 micrófonos para medir la reducción del ruido que ingresaba.

"Los hallazgos demuestran que el dispositivo logró reducir el volumen de ruido transmitido a través de una ventana abierta", detalló el equipo, según reseñó el portal antes mencionado.