Coronavirus: ¿Por qué las llamas pueden ser una respuesta para obtener la vacuna?

Coronavirus: ¿Por qué las llamas pueden ser una respuesta para obtener la vacuna?

Las llamas tienen nanocuerpos especiales que ayudarían a los anticuerpos de los humanos, de cara al desarrollo de un nuevo tratamiento.

Un animal llegado de los Andes, quizás el menos pensado, puede ayudar al ser humano en su lucha contra el coronavirus. Las llamas tienen la respuesta a varias interrogantes sobre el COVID-19.

Sí, las llamas.

De acuerdo con el diario Nature Structural & Molecular Biology, investigadores del Instituto Rosalind Franklin y la Universidad de Oxford realizaron un descubrimiento.

 

Así funcionan los nanocuerpos de las llamas

Las llamas poseen anticuerpos, llamados también nanocuerpos, que podrían ayudar a prevenir el virus que causa el COVID-19.

“Estos nanocuerpos pueden bloquear la interacción entre el virus y las células humanas”, afirmó Ray Owens. Owens es profesor de biología molecular de la Universidad de Oxford.

“Básicamente, neutralizan el virus”, apunta el investigador, según el portal Wired.

 

Las llamas pueden ayudar contra el coronavirus

 

Como cualquier anticuerpo, los nanocuerpos de las llamas tienen la capacidad de reconocer y adherirse a un punto específico de una proteína específica. En este caso, son las llamadas proteínas de pico que cubren la superficie del coronavirus.

Explica la revista que cuando estos picos se aferran a ACE2, una proteína que se encuentra en el exterior de muchas células humanas, el coronavirus puede infectarlas.

No obstante, si se bloquea la fijación de las proteínas, el virus será inofensivo.

Este bloqueo lo puede realizar el nanocuerpo de las llamas.

 

Continúan las pruebas

Han sido utilizados para realizar tratamientos contra enfermedades, e incluso fueron aprobados por la FDA norteamericana para la lucha contra el cáncer.

De acuerdo con Owens, han trabajado para mutar los nanocuerpos de las llamas en altas cantidades. Con estas mutaciones, el coronavirus no ha podido entrar en células humanas.

Las pruebas continúan desarrollándose, pero lo hallado hasta ahora constituye un paso importante.