Snapchat se rehúsa a promover cuenta de Donald Trump

Snapchat se rehúsa a promover cuenta de Donald Trump

La retórica conflictiva de Donald Trump sigue generando críticas: Snapchat se niega ahora a evitar la promoción de la cuenta del presidente.

Continúa el enfrentamiento entre las redes sociales y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Ahora es el turno de Snapchat.

La aplicación del fantasmita considera, como ya lo hizo Twitter recientemente, que la retórica de Trump es inapropiada para la crisis social del país.

El asesinato de George Floyd, un ciudadano afroamericano, a manos de la Policía de Minneapolis, desató la indignación de buena parte de la nación.

Trump ha amenazado incluso con llevar el Ejército a las calles.

Busca pacificar ciudades como Minneapolis, Nueva York y Washington DC, entre otras.

 

Snapchat, sin medias tintas

Evan Spiegel, CEO de Snapchat, publicó un post en el blog de la compañía el miércoles.

Allí criticó, sin nombrarlo, el lenguaje altisonante del presidente norteamericano.

“Simplemente no podemos promover cuentas en América que están vinculadas a gente que incita a la violencia racial”, afirmó.

“Lo hagan o no en nuestra plataforma”.

Zuckerberg expresó su preocupación a Trump por su retórica frente a las protestas

Una conversación telefónica entre el presidente Trump y el CEO de Facebook, Zuckerberg, ocurrió tras el famoso tuit "cuando comienzan los saqueos, comienza el tiroteo".

El portal Discover de Snapchat es utilizado para la promoción de cuentas determinadas.

Aunque Trump podrá mantener su cuenta, no será promocionada por la aplicación.

“Queremos dejar claro con nuestras acciones que no existe un área gris en lo respectivo al racismo, violencia e injusticia”, recalcó Spiegel.

“No lo promoveremos, ni lo apoyaremos, en nuestra plataforma”.

 

La muerte de Floyd, desencadenante de las protestas 

George Floyd, un ciudadano afroamericano, fue detenido por la Policía de Minneapolis el 25 de mayo.

El agente Derek Chauvin presionó con su rodilla el cuello de Floyd, asfixiándolo pese a que el detenido dijera que no podía respirar.

“I can’t breathe”, fue la frase repetida por Floyd, desatendida por los oficiales.