Ahora con GPS: review de la Fitbit Charge 4 [FW Labs]

Ahora con GPS: review de la Fitbit Charge 4 [FW Labs]

Un accesorio simple y una manera económica de acceder a un vestible que te deja olvidar el teléfono en casa.

Durante la última semana he tenido la Fitbit Charge 4 en mi muñeca, y a pesar de que cuesta mucho hacer deporte en estos días de encierro por la pandemia, es un dispositivo bien atractivo para todos.

La gran gracia en comparación a su antecesora es la inclusión de GPS, lo que por fin hace que un aparato de este ecosistema y que no sea un smartwatch, te permita olvidar el teléfono en casa si quieres salir a trotar, por ejemplo.

Fitbit Charge 4

Ahora, partamos por lo que se ve y siente: el diseño. En este apartado, si conoces lo que viene haciendo la marca con los modelos Charge, no hay muchas sorpresas porque es extremadamente similar. No caben dudas de que es cómodo (incluso para dormir), pero algunos se podrían ver alejados por "falta de innovación" en este aspecto. Otros hallarán que es lo ideal, porque "si no está roto, no lo arregles". En mi caso, creo que es un diseño reconocible y bien logrado, aunque me gustaría ver algo más nuevo.

Aún así, debemos recordar que es poco el espacio para crear y que sus funciones (medición deportiva y de estilo de vida) las cumple a cabalidad, ahora con una integración que era el deseo de muchos corredores, ciclistas y más.

Fitbit Charge 4

Comparando con el Apple Watch Series 5 y el Galaxy Watch Active2, realizando actividad física, los resultados respecto a la medición cardíaca (latidos por minuto) casi no variaba, por lo que estimo que es correcta (o hay tres marcas haciéndolo mal).

La medición del sueño se condice con la realidad de lo medido usando el celular con Sleep Cycle, por lo que también es correcta.

La batería, de acuerdo a Fitbit, puede durar hasta 7 días. Siento que habiendo usado el GPS unas 2 veces (quita un poco menos del 20% de batería por hora de uso), creo que se quedaron cortos en su promesa. Podría llegar hasta los ocho días sin recargar, si no usas la localización, claro está.

También está el valor agregado de que la aplicación de Fitbit te da acceso a una suerte de "red social", donde puedes gamificar tu actividad y hacerlo todo más entretenido. No es mi caso en particular, pero una amiga cercana utiliza hace años esto y sé que incluso ha conocido gente a través de esto.

La pulsera te da control sobre Spotify, aunque me hubiera gustado que esto fuera abierto a cualquier reproductor musical, pero bueno. Interesantemente, si estás en un mercado adaptado, tienes pagos por NFC, un añadido extra sin costo adicional.

La Fitbit Charge 4 cuesta, en Chile, se puede encontrar desde los CLP $139.990. En México, su precio sugerido es de MXN $4.499.