La NASA identificó los efectos que causa la luz solar en el asteroide Bennu

La NASA identificó los efectos que causa la luz solar en el asteroide Bennu

Bennu se encuentra bajo la órbita del sol. Fue descubierto en 1999 y la NASA envió una misión en 2016 para visitarlo en 2018 y recoger muestras en el 2020.

El asteroide Bennu fue descubierto el 11 de septiembre de 1999. Desde entonces los científicos lograron determinar algunos aspectos de su superficie como tamaño y masa. Además Bennu recorre la órbita del sol con una distancia media de 168 mil 447 millones de kilómetros, aproximadamente. La NASA envió una misión en el 2016 que pretendía acercarse en el 2018 y luego recoger algo de su polvo cósmico en el año que está en curso.

Se trata de la sonda espacial OSIRIS- REx. Gracias a sus tres cámaras de largo alcance, se lograron imágenes inéditas de Bennu. Según las capturas publicadas en el portal Slash Gear las rocas en la superficie del asteroide se están agrietando. Esto es producto del calentamiento generado por la luz solar que recibe durante el día. Además del congelamiento que sufren durante las noches, todo junto hace que se de un proceso llamado fractura térmica.

Universo: un exoplaneta tendría muchas características parecidas a la Tierra

El exoplaneta estaría ubicado sobre el sistema solar Kepler-160. Todavía no fue confirmada sus existencia, los científicos siguen analizando datos.

Informó la NASA que es la primera vez que logran observar dicho proceso. La fractura térmica provoca la evolución en las distintas rocas de los asteroides. La forma y tamaño de Bennu ha cambiado de una manera mucho más acelerada de la que los científicos pensaban que iba a pasar. Explica el portal antes citado que la luz solar también ayuda a romper las paredes del cráter.

Las diferencias de temperaturas a las que se somete el asteroide, durante las dos etapas de un día, es lo que produce la fractura. Durante el día la temperatura puede alcanzar los 260 grados, mientras que en las noches baja hasta llegar a los 100 grados en negativo.

El trabajo de la NASA con OSIRIS- REx

OSIRIS-REx logró acercarse lo suficiente a Bennu para poder capturar las imágenes que analizaron los científicos de la NASA. La fotografía se pudo realizar gracias a una  Camera Suite (OCAMS). La resolución de la imagen logró que se apreciaran características de menos de un centímetro. El asteroide debería estar de vuelta, junto a la muestra de polvo cósmico de Bennu en el año 2023.

Bennu