Dragon Ball sin Gokú ni las Esferas del dragón existe, y fue creado por Akira Toriyama

Dragon Ball sin Gokú ni las Esferas del dragón existe, y fue creado por Akira Toriyama

La historia insólita se encuentra desarrollada en un videojuego para PC que escribió Akira Toriyama, llamado Dragon Ball Online.

¿Te imaginas una versión de Dragon Ball sin Gokú? Además ¿podría existir una historia sin las Esferas del dragón? La realidad es que existe y fue escrita por el mismo Akira Toriyama. Pero hasta ahora la historia no ha llegado a los animé. Y por el curso que tomaron las cosas, es imposible que se vea en algún momento. La historia sin los dos componentes principales de los famosos dibujos animados fue escrita para el videojuego Dragon Ball Online. Se trata de un entretenimiento creado para PC. Se lanzó para Corea del Sur en 2010 y para Taiwán y Hong Kong en 2011. En el 2013 no trascendió y los servidores cerraron. Sin embargo te contamos un poco los caminos que transitaron esta interesante historia.

Los hechos se basan en el fin de la saga Dragon Ball Z, años después de haber derrotado a Majin Boo. Uno de los últimos deseos de Gokú hacia las Esferas del dragón fue que Boo reencarnará en un guerrero lleno de bondad, para así volver a sostener una batalla con él. Dicho deseo se cumple y el guerrero (Uub) aparece en el torneo 28 de las artes marciales. Hasta allí conocemos la historia de Dragon Ball Z y se da paso al fallido intento de Dragon Ball GTAkira Toriyama, que dio su bendición a la saga, pero no participó con su puño y letra, prefirió escribir lo que luego se convertiría en el videojuego.

Las Esferas del dragón

Explica una nota publicada en el portal IGN Latam, que las Esferas del dragón fueron desactivadas por Dendé. El Dios de la Tierra siguió el consejo del Kaio-Shin (Supremio Kaio Sama). Este le habría dicho a la deidad de origen namek, que mientras existieran las esferas, no dejarían de aparecer los villanos buscando obtenerlas.

Dragon Ball Z: el mensaje secreto que guarda el ending de las primeras tres sagas de la serie

Siempre que un capítulo de Dragon Ball culminaba, nos quedamos con la imagen del niño Gohan corriendo sobre una bola gigante

Ese mismo año se lleva a cabo el vigésimo noveno torneo de las artes marciales. El ganador, como de costumbre, es Mr Satan, con la ayuda del Buu bondadoso que queda en el segundo lugar. A partir de este momento se genera una creciente ola de guerreros interesados en ganar el torneo de las artes marciales. Mientras tanto en la Tierra comienza a ocurrir algo extraño. Comienza a nacer la raza Majin, gracias a que Buu encontró un libro erótico de Satán y como consecuencia Buu creó una versión femenina de la que se enamoró. A través de una técnica tuvieron un hijo y a partir de ese hecho se reprodujo la raza de personas color rosa.

Majin Boo

La participación de Gohan y el resto de los guerreros

Gohan siguió en lo que Akira Toriyama sigue destinando para él: la ciencia. El primer hijo de Gokú escribió un libro en el que combinó la ciencia con las artes marciales, llamado "La ciencia del control del Ki". El interés por las batallas se despliega por todo el planeta. Lo que hizo que Krilin, Ten Shin Han, Goten, Trunks y Pan se conviertan en entrenadores de peleadores. De hecho hay una clase de guerreros espadachín, basados en Trunks.

Trunks

Otras conocidas razas de Dragon Ball

Los namek, sufren la destrucción de nuevo de su planeta y emigran a la Tierra conviviendo con los humanos. Destino parecido el que corrieron Yadrat, pero en lugar de irse a vivir a la Tierra, se fueron a un planeta de la Galaxia Sur.

Dos villanos fuertes llegan al planeta y son imposibles de enfrentar para los guerreros Z. Se llaman Mira y Towa. Esto motivó la creación de unas versiones más débiles de las Esferas del dragón. Además de la llegada de Trunks del futuro, que en ese momento se había convertido en un patrullero del tiempo. Lo cierto es que el mundo de Dragon Ball sin Gokú sigue existiendo y aunque cuesta mucho más vencer a los villanos, al final la familia Z se las arregla para salir de los apuros.