El abuelo Pokémon "evolucionó" y ahora juega con 64 teléfonos adaptados a su bicicleta

El abuelo Pokémon "evolucionó" y ahora juega con 64 teléfonos adaptados a su bicicleta

Hace dos años la fiebre del Pokémon Go atrapó a Chen San-yuan, un abuelo que jugaba con 11 teléfonos mientras manejaba su bicicleta.

En agosto del 2018 la fiebre del Pokémon Go atrapó a gran parte del planeta. Un gran número de usuarios con smartphones, descargaron la aplicación y salieron a las calles para "cazar" las distintas especies de la famosa serie animada japonesa. Uno de los que más sorprendió al mundo fue el abuelo Chen San-yuan, de 69 años, en ese entonces. Pues salía a jugar con 11 teléfonos celulares adaptados a su bicicleta. El ahora hombre de 71 años, oriundo de Taiwan , "evolucionó" y ahora supo incluir 64 dispositivos a su vehículo de dos ruedas.

No leíste mal, es tal como se esta reseñando en esta nota. Quien fuera viral en el 2018 por jugar con 11 celulares, ahora se supera y logra jugar con 64 adaptaciones. Además de ponerle forma a su arte imprimiéndole un estilo de pavo real a su creación. The Verge publicó un par de fotos de la invención del septuagenario taiwanés, preguntándose como hace para conducir. La visión a la hora de estar pedaleando es uno de los problemas que puede enfrentar  Chen San-yuan.

Chen San-Yuan Pokémon

El avance del abuelo Pokémon fue gradual

El avance del abuelo taiwanés no pasó de los once a los 64 de un solo golpe. Tampoco fue de la noche a la mañana. Chen San-yuan fue sumando equipos a su bicicleta a medida que iba pasando el tiempo. A mediados del 2019 ya contaba con 45 teléfonos que utilizaba de manera simultánea para atrapar pokemones.

Abuelo 64 teléfonos

Tras ganar mucha fama y hacerse viral por estar jugando con la gran cantidad de teléfonos, el hombre fue entrevistado en varias oportunidades. Resulta curioso ver a una persona de la tercera edad cómodo con las nuevas tecnologías. Si a un abuelo le cuesta adaptarse a un solo celular, imaginen a este señor que domina 64, mientras maneja una bicicleta.  Chen San-yuan contó en su momento que se enteró del juego gracias a su nieto. Desde entonces no ha podido parar y continúa batiendo su propio récord.