Una experiencia única: review del Samsung Galaxy Z Flip [FW Labs]

Una experiencia única: review del Samsung Galaxy Z Flip [FW Labs]

Que ya existan celulares como este, tan confiables y bien construidos son un buen antecedente para el futuro de los terminales con pantalla plegable.

El Galaxy Z Flip de Samsung es un plegable poco habitual, es más, ninguno lo es, pero este plantea un escenario de uso mucho más apuntado al "estilo de vida" que al mundo extremadamente "geek".

Es en esa apuesta donde este terminal triunfa, porque adelantando un poco de la conclusión, que a tan poco del primer equipo de estas características lanzado por la marca, el Fold, que ya exista algo tan funcional y válido como el Z Flip, es un triunfo.

Vamos con las especificaciones técnicas, que a pesar de no ser muy importantes, vale la pena destacar:

  • Pantalla plegable de 6,7 pulgadas, a 1080 x 2636 pixeles
  • Display frontal always-on: Super AMOLED, a 116 x 300 pixeles Corning Gorilla Glass 6
  • Procesador Qualcomm SM8150 Snapdragon 855+ Octa-core con GPU Adreno 640 a 700 MHz
  • Memoria interna: 256 GB
  • Memoria RAM: 8GB
  • Cámara frontal: Lente angular de 10 MP, f/2.4, 26mm.
  • Dos cámaras traseras: una con lente angular de 12 MP, f/1.8, 27mm, otra con un gran angular a 12 MP, f/2.2, 12mm.
  • Lector de huellas dactilares lateral
  • Sistema operativo: Android 10
  • Batería: 3.300 mAh

La razón por la que no me hace tanto sentido volcarse a ver en detalle lo que trae el equipo es que si lo pensamos en frío, es un Galaxy S10e que se puede doblar. Así de simple. Pero es más complicado que eso.

Samsung Galaxy Z Flip

Por lo general a esta altura estaríamos hablando del diseño, pero este no es un equipo común y este review tampoco, así que esto es lo que haremos, ir respondiendo preguntas que me han hecho sobre él y que creo que valen la pena responder.

"¿Es muy frágil, no?"

En parte, sí. La pantalla efectivamente es de vidrio, aunque este es muy delgadito y tiene una capa protectora plástica. Es fácil rayarlo y sin duda es más fácil hacerle daño al frontal que a un celular común. En mi caso, usándolo por un poco más de una semana no he tenido problemas ni tampoco miedo a tenerlos.

Es algo resbaloso, es puro vidrio por afuera y en mi caso prefiero usarlo con la carcasa que viene incluida en la caja. No tiene resistencia al agua o al polvo, pero aún así tiene un sistema de cepillos para proteger la bisagra, lo que me da un poco de paz mental al tenerlo en el bolsillo.

Samsung Galaxy Z Flip

Se siente extremadamente bien construido, firme y duradero. Tiene su peso, sí, hay partes mecánicas articuladas metálicas adentro. Es fascinante y he jugado muchísimo con él sin darme cuenta, abriéndolo y cerrándolo como si de un juguete se tratara.

"La pantalla de afuera es muy chica, no debe servir de nada"

Sí, es chica, pero eso hace que la batería dure harto, dándome unas seis horas de pantalla encendida al día, más que suficiente para mí al menos.

Esta pantalla podría no estar, pero me perdería de ver la hora de forma tan fácil y saber si tengo notificaciones. El manejo de estas es básico, obvio, pero muy útil para saber si hay algo que deba atender con urgencia o no. Me encantó eso de poder alejarme un poco más del celular interactuando solo con esta pantalla. Aprendes a desconectarte de lo que no es realmente importante.

Samsung Galaxy Z Flip

A pesar de lo anterior y porque soy una persona ansiosa, preferí usarlo con un Galaxy Watch Active2, que le hace juego por ecosistema y porque quería un control más granular sobre lo que pasaba en mi equipo.

"Oye pero no es potente como los gama alta de ahora"

Sí lo es. Aunque a veces los más fanáticos seamos un poco ciegos en ese aspecto, un gama alta del año pasado sigue siendo perfectamente funcional y es más, no creo que exista "power user" que necesite más rendimiento hoy en día que el que ofrece el Z Flip.

Ahora, claro que el S20 tiene mejor cámara, sin duda, pero para 9 de 10 personas estas serán más que suficiente. Para mí al menos lo son. El combo de gran angular + ultra gran angular es mi favorito, por cierto.

Galaxy Z Flip

Tiene carga rápida, carga inalámbrica, incluso la inversa, y no existió juego ni aplicación que le hiciera correr y que lo hiciera sudar. Claro, llevo solo una semana con él, pero si se parece en algo a como fue con el S10, con quien comparte tanto en común, la experiencia debería ser magnífica.

También, que la interfaz de usuario pueda aprovecharse en algunas aplicaciones, como en YouTube, donde puedes ver el video arriba e ir leyendo comentarios abajo, o en la cámara, donde puedes usarlo como un atril, es un llamado urgente a que más desarrolladores aprovechen esta oportunidad de tener una pantalla realmente separada en dos partes de manera funcional.

En conclusión

Sí, es un celular caro. Sí, no es para todos. Sí, es la primera generación de algo que está recién naciendo, pero vaya que avanza rápido y de forma fascinante. Esta fue una prueba única y que, con dejos de nostalgia por los clamshell de décadas pasadas, me dejó un gusto agradable.

El Galaxy Z Flip se siente como un viejo amigo, extremadamente confiable y ahora reinventado para las necesidades de hoy. Lo recomiendo completamente a quien pueda acceder a él y pueda tomar el riesgo de ir por un celular único.

Samsung Galaxy Z Flip

Que ya existan celulares como este, tan confiables y bien construidos son un buen antecedente para el futuro de los terminales con pantalla plegable, una tecnología en la que estoy completamente a bordo.