Microsoft admitió su error en referencia al código abierto y su batalla contra Linux

Microsoft admitió su error en referencia al código abierto y su batalla contra Linux

Ahora el gigante tecnológico es una de las empresas de mayor dotación de programas de código abierto en el mundo. Recientemente superó a Facebook y otras más.

Desde su exponencial crecimiento, con la llegada del nuevo siglo, los software libres o códigos abiertos llegaron al mundo para generar controversia. Una de las empresas que hizo mayor oposición a esta modalidad fue Microsoft. En contra parte, uno de sus mayores impulsores fue Linux, generando una batalla de declaraciones entre ambas corporaciones. Resulta entonces que casi 20 años después el presidente del gigante de Redmond admitió que estaba equivocado en referencia a este tema.

"Microsoft estaba en el lado equivocado de la historia cuando el código abierto explotó a principios de siglo", dijo Brad Smith, presidente de la empresa, según reseñó The Verge. Smith ha estado con la empresa por más de 25 años. Es decir que admitió algo contra lo que él mismo también luchó. Fueron múltiples batallas legales por parte de Microsoft contra Linux. En su momento consideraban que se adherían a la propiedad intelectual ajena.

Tanto que en el año 2001 desde Microsoft bajó una declaración en la que se consideraba a Linux como un "cáncer" que se adhiere a "todo lo que toca".

Microsoft se fue sumando a los códigos abiertos

Las recientes declaraciones de Smith son simplemente una confirmación de lo que ya se sabía. Desde hace algunos años Microsoft trabaja sin problemas con códigos abiertos. Ha llegado hasta el punto de ser el mayor contribuyente individual de proyectos de software libres. Superó a empresas como Facebook, Docker y Google.

Código Abierto

 

"La buena noticia es que, si la vida es lo suficientemente larga, puedes aprender, necesitas cambiar", cerró Smith. Incluso en la actualidad Microsoft enviará un núcleo Linux completo en la actualización de Windows 10 que saldrá a finales de mayo, quedando atrás aquellos tiempos en los que los consideraban una enfermedad terminal.