A propósito del cementerio de Santa Lucía, ¿por qué los mamuts “morían en manada”?

A propósito del cementerio de Santa Lucía, ¿por qué los mamuts “morían en manada”?

Con el descubrimiento del cementerio de mamuts en Santa Lucía se abre de nuevo la interrogante, ¿por qué "escogían' morir en manada?

La noticia de un nuevo cementerio de mamuts encontrado en México generó revuelo en la comunidad científica.

Los restos de al menos 60 mamuts se hallaron en los terrenos donde se construye el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, en Santa Lucía, México.

Se abre de nuevo la incógnita de por qué los mamuts “morían en manada”, es decir, iban a un mismo sitio a morir.

 

Diferencias entre mamuts y mastodontes

Lo primero que se debe especificar que no es lo mismo un mamut que un mastodonte: pertenecen a familias distintas.

El mamut es de la Elephantidae y existió hasta hace 3.700 años, mientras que el mastodonte es de la Mammutidae y se extinguió hace 11.000 años.

El mamut era mucho más alto que el mastodonte, unos dos metros más alto.

Las similitudes en cuanto al físico y a los colmillos genera la confusión entre personas ajenas a la comunidad científica.

 

Los mamuts de Santa Lucía

En el caso de los mamuts hallados en los terrenos de Santa Lucía se sabe que pertenecen a la familia del Mamut colombino.

Esta especie alcanzaba hasta los cuatro metros de altura, con diez toneladas de peso.

Previamente se encontraron fósiles en Rancho La Brea (California), en Texas y en otras partes de México.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), inicialmente se sabría que se hallaría fauna pleistocénica de 35 mil años AC.

No obstante, el hallazgo de Santa Lucía los tomó a todos fuera de cálculo.

 

La hipótesis de la “muerte en manada”

En América del Norte, los mamuts se extinguieron entre hace 10.500 y 7.500 años, la fecha a la que se remonta el cementerio de Santa Lucía.

Pero la gran duda es ¿por qué morían todos en el mismo sitio?

Una hipótesis de los investigadores Patricia Pecnerova y Love Dalen apunta a que todos iban hacia una trampa natural.

Ambos investigadores pertenecen al Museo de Historia Natural de Suecia.

Restos de mamuts en México

Explican que las hembras eran las guías de las manadas.

Sin embargo, la mayoría de los mamuts encontrados se perdían en el camino y morían en lugares de donde era difícil escapar.

“Los mamuts machos quizás tuvieron mayor probabilidad de morir en trampas naturales como grietas y lagos”, afirmó Dalen.

Otros, sencillamente caían en trampas de cazadores, para servirles de alimento y para el vestuario.

De allí que se consigan tantos restos en un solo sitio. Hasta ahora es una especulación, pero tiene todo el sentido que la ciencia le puede dar.