Coronavirus: Estados Unidos pretende acusar a China de intento de hackeo en la investigación sobre el COVID-19

Coronavirus: Estados Unidos pretende acusar a China de intento de hackeo en la investigación sobre el COVID-19

El ida y vuelta entre los Estados Unidos y China, en referencia al coronavirus, continúa en medio de la emergencia sanitaria que atraviesa el planeta.

Las relaciones entre Pekín y Washington no atraviesan su mejor momento. Los Estados Unidos acusan a un laboratorio de Wuhan de ser el origen del virus que generó una pandemia en el planeta. Mientras que el gobierno chino asegura que los norteamericanos basan sus señalamientos en especulaciones. Este 11 de mayo hay que sumar un nuevo capítulo a la novela, pues la administración de Trump planea acusar a China de intentar hackear una investigación sobre una vacuna para el coronavirus.

Según reseñó The New York Times los señalamientos van directamente desde el FBI y el Departamento de Seguridad del Estado norteamericano. Científicos estadounidenses trabajan en una vacuna en contra del coronavirus. Y la acusación afirma que el gobierno chino utilizó ciberdelincuentes para intentar robar los datos obtenidos.

Las fuentes citadas por el portal antes mencionado indican que los hackers más expertos ingresaron a los sistema digitales de los expertos de la salud en Estados Unidos. "Han intentado robar propiedad intelectual de mucho valor sobre una posible cura. Además de tratamientos para el coronavirus, utilizando métodos ilícitos", reseñaron.

Coronavirus: así luce el laboratorio en Wuham señalado por los Estados Unidos de ser el sitio de origen del COVID-19

Fue fundado en 1956 y en 2015 se convirtió en el primer laboratorio de bioseguridad 4 construido en China, tras una inversión de 44 millones de dólares.

Otro capítulo de idas y vueltas sobre el coronavirus

Ambos gobiernos mantienen relaciones tensas en referencia al tema del coronavirus. Desde hace un par de semanas el gobierno que lidera Trump viene lanzando acusaciones contra China. desde los Estados Unidos aseguran tener material suficiente para probar que el coronavirus se escapó de un laboratorio en Wuhan. El secretario de estado Mike Pompeo lo ha declarado en varias oportunidades. Mientras que desde China manifiestan que las palabras de los norteamericanos son basadas en especulaciones. Argumentaron que sus mismos científicos avalaron las primeras conclusiones sobre el virus.

Laboratorio Wuham

 

 

Como respuesta a esta "guerra" de declaraciones, la Organización Mundial de la Salud, decidió enviar un equipo a Wuhan. El objetivo principal es corroborar los primeros estudios de los científicos chinos. Esos mismos que determinaron que el COVID-19 se propagó desde un mercado de especies exóticas.