El ambicioso proyecto de la NASA con un gigante cráter de la Luna

El ambicioso proyecto de la NASA con un gigante cráter de la Luna

El organismo que investiga el espacio exterior quiere instalar un radiotelescopio en uno de los cráteres de la Luna. Afirman querer explorar territorio desconocido.

La NASA pretende seguir innovando con propuestas que incluyan a la Luna. La semana pasada publicaron que se pretende convertir uno de sus cráteres gigantes en un radiotelescopio. Permite deducir que en caso de construirse este sistema de captación, tendría mejores beneficios que los que están en órbita. Afirmaron que la construcción sería en la cara que nunca vemos de nuestro satélite natural.

Reseñó el portal Slashgear que la propuesta todavía no se materializó, ni se aprobó el proyecto. Está dentro de las opciones y se sigue realizando el estudio de los componentes necesarios para llevarlo a cabo. En principio se necesitarían de robots constructores y mediría entre 2.8 y 4.9 kilómetros aproximadamente. Por lo tanto, manifiestan que su mayor ventaja es que abarcaría la mayor apertura del sistema solar.

Espacio Luna Marte

Según publicó el portal antes citado la propuesta tiene de nombre Radiotelescopio del Cráter Lunar (LCRT). Alrededor de su territorio tendrá una malla de alambre, que será instalada por robots DuAxel, capaces de transitar las paredes del abismo. EL propósito es crear un reflector de tapa esférica.

La NASA quiere adentrarse en territorio no explorado, en consecuencia, la instalación de este radiotelescopio, podría captar ondas inferiores a 30MHz. Con esta frecuencia se superaría el radio de alcance de los telescopios que están en órbita. Además, otra de las grandes ventajas es que al estar en la Luna el satélite sirve como escudo contra el ruido no deseado.
Con tal objeto, el entusiasmo de la NASA crece y asegura que se tendrían resultados tremendos.

Telescopios de la NASA en la órbita de la Tierra y la Luna

En la actualidad, según reseña el portal Astronoo, hay alrededor de 15 telescopios sobre la órbita de la Tierra y la Luna. Para marzo del 2021 está programado el lanzamiento de uno nuevo. Lleva de nombre James Webb y tendrá una vida útil de 10 a 15 años. El propósito de este telescopio es estudiar la formación de las estrellas y planetas. Además de obtener imágenes directas de expoplanetas y novas.