Coronavirus también podría causar daño cerebral en los pacientes

Coronavirus también podría causar daño cerebral en los pacientes

Aquellos infectados por el coronavirus podrían presentar síntomas que representan daños en el cerebro, continúa leyendo para más información.

El coronavirus se ha logrado colocar como un problema de salud global que sin duda pasará la a historia. Ha logrado afectar la economía mundial, cerrar ciudades enteras y sobre todo, se ha cobrado incontables vidas humanas.

Recientemente se ha descubierto algo nuevo relacionado a la manera en que el COVID-19 afecta al cuerpo humano. Lo cual parece venir a complicar aún más las cosas.

Problemas que nadie previó y que nos pueden afectar a todos

De acuerdo a una publicación del New England Journal of Medicine, se han encontrado nuevos síntomas del COVID-19. Todo empezó cuando comenzaron a ver pacientes que desorientados al grado de que no sabían en dónde estaban o en qué año vivimos.

Además de que los pacientes estaban a agitados, algunos presentaron también pérdida del olfato y otros problemas motrices y de pensamiento.

Coronavirus nuevo síntoma

Todo lo anterior es una clara señal de que el coronavirus también afecta el cerebro de los infectados.

"Has escuchado que este es problema respiratorio, pero también afecta aquello que más nos importa, el cerebro."

Fue lo que dijo Andrew Josephson, jefe del departamento de neurología de la Universidad de California.

Lo que ocurre es el que por la falta de oxígeno, el cerebro comienza a presentar fallas, lo cual ya se puede comenzar a catalogar como síntoma de estar infectado.

"Si de pronto de confundes, si tienes problemas para pensar, esas son razones para buscas ayuda médica — El viejo mantra de ‘No vengas a menos que no puedas respirar’ probablemente ya no aplique."

Así que ahora hay que buscar otros síntomas para estar preparados ante cualquier emergencia que se pudiera surgir. No solamente hay que buscar problemas respiratorios, sino que hay que buscar problemas en el pensamiento, razonamientos, habla y coherencia.

Fuente: The Japan TimesThe New England Journal of Medicine.