logo
Videojuegos 31/03/2020

Xbox Series X: Microsoft explica por qué seguirá con baterías AA para el control

Hace poco descubrimos que el control de la Xbox Series X seguirá con el mismo sistema de baterías que el Xbox 360. Microsoft revela por qué.

Microsoft a estas alturas es la compañía más adelantada en cuanto a detalles sobre su nueva consola la Xbox Series X. Durante los últimos meses esta firma ha calculado con maestría cada nueva pieza de información lanzada en donde muestra el poderío de la plataforma.

Es una desgracia que la contingencia con el Coronavirus Covid-19 haya alterado todo. Pero entre todo prácticamente ya sabemos casi todo lo que contiene la consola en su hardware.

Dentro de ello, uno de los detalles que más ha llamado la atención y que más críticas ha detonado es la revelación de que el control de la Xbox Series X seguirá utilizando baterías AA.

Algo que dejó desconcertados a muchos ya que ese es básicamente el sistema que usan las consolas de Microsoft desde…. prácticamente siempre. Mientras que Sony y Nintendo usan baterías integradas y recargables desde hace bastante tiempo.

Microsoft habla y explica sus ¿razones?

Xbox Series X
El nuevo modelo de Microsoft tendría una Ryzen 4 GHz, CPU de 8 núcleos y 16 GB de memoria compartida entre la memoria RAM y VRAM.

En una nota publicada por los colegas de Business Insider, se logró obtener la declaración de un portavoz de Microsoft, quien lanzó una declaración oficial sobre este asunto. Con argumentos que convencerán a algunos más que a otros:

El control inalámbrico de la Xbox utiliza baterías AA para ofrecer opciones a los jugadores. Colocamos al jugador en el centro de la experiencia de juego, por lo que decidimos mantener las baterías AA en la Series X.

De esta manera, los jugadores pueden elegir si quieren usar baterías AA desechables, baterías AA recargables o en su defecto una batería recargable.

En otras palabras, el consumidor decidirá en qué quiere gastar invertir su dinero para poder usar el control de la Xbox Series X.

Hay un punto a favor obvio, ya que los controles de la PlayStation por ejemplo representan un dolor de cabeza con su reparación cuando la batería acaba con su ciclo de vida útil.