Coronavirus: ¿cómo alinear tu equipo para trabajar desde casa? [Parte 1 de la serie sobre Trabajo Remoto de 9punto5]

Coronavirus: ¿cómo alinear tu equipo para trabajar desde casa? [Parte 1 de la serie sobre Trabajo Remoto de 9punto5]

En la primera parte de la Serie sobre Trabajo Remoto de 9punto5, te traemos consejos para comenzar por alinear al equipo.

Por la cuarentena del coronavirus, muchas empresas optaron por el trabajo remoto. Sin embargo, a veces llevar a cabo su correcto funcionamiento no es tan fácil como parece. La semana pasada te entregamos los 7 mejores tips para trabajar desde casa, una serie de consejos muy útiles para abordar el home office de la mejor manera.

Como aún no hay pistas de que la emergencia sanitaria vaya a acabar, el trabajo desde casa se convirtió en una necesidad. Queremos ayudarte a que lo realices de la mejor manera posible.

Esta columna es parte de una serie de 3 artículos sobre trabajo remoto, escrita especialmente para FayerWayer por el equipo de 9punto5, organizadores de la principal conferencia sobre trabajo remoto en Latinoamérica, y expertos en la materia.

Los artículos que componen la Serie sobre Trabajo Remoto los siguientes:

Y si quieres profundizar en el tema, mañana martes 24 de marzo a las 17:00 (hora Chile) 9punto5 realizará una sesión en vivo para hablar sobe liderazgo en remoto. Te puedes registrar gratis aquí.

***

Primera Parte:

Comienza por alinear el equipo

Adoptar la modalidad de trabajo remoto da la posibilidad de analizar las motivaciones y propósitos de cada individuo, así como también los de la organización y sus objetivos.

A nivel individual, las personas pueden reflexionar sobre su rol y la manera en que contribuyen a su equipo y a la organización en general. Para las organizaciones, es una invitación a mirar su cultura, estructura, procesos e indicadores de desempeño. En consecuencia, entendiendo cómo éstos contribuyen a alinear los intereses de las personas con los de la organización.

En lo óptimo, un equipo existe para hacer algo importante. Tiene claridad del destino que busca conseguir, la dirección en la que quiere avanzar y sabe cómo evaluará el avance. A su vez, este equipo está conformado por integrantes motivados por su trabajo, que entienden el rol que juegan en el equipo y cómo aportan con su trabajo a la organización.

Iniciar el camino de definir el por qué de una organización

Esta es una recomendación con lo esencial para contribuir a alinear tu equipo en torno a sentido, propósitos y objetivos comunes. Es un tema mucho más profundo, pero el simple hecho de que -si no lo han hecho últimamente- inicien este tipo de conversaciones, los puede poner en la ruta correcta.

¿Por qué es importante?

Las personas necesitamos que nuestra existencia posea significado real, sentir que lo que hacemos tiene sentido. Puedes leer más sobre el tema acá.

Esto es clave también para la productividad del equipo, aún cuando no siempre se haga esta relación.

Describe el propósito de tu equipo

El día a día suele dejar poco espacio para pensar en la razón por la que hacemos las cosas. Este puede ser un buen momento para dedicarle tiempo a este punto.

El grado de motivación y compromiso que se da en el trabajo, necesariamente está vinculado al significado que tiene para las personas. Además de tener grados de certeza en saber "qué es lo que se espera de mi", llegar a acuerdos sobre el significado de "un trabajo bien hecho".

Pon por escrito el propósito del equipo

Quien lidera el equipo es primeramente responsable de esto. Si es tu caso, te aconsejamos escribir brevemente el propósito que tienen como equipo. Plasmar qué les da sentido y significado a lo que hacen. El objetivo de esto es lograr mostrar por qué hacen lo que hacen.

Si no haz hecho esto últimamente, de seguro te tomará tiempo, pero valdrá la pena el esfuerzo. Una vez que tengas clara esta descripción de propósito y sentido, compártela con el equipo.

Mejorar las formas de sociabilización en equipo

Al compartir esto con el equipo vuélvelo algo importante. Por ejemplo, podrías enviar lo que preparaste, dejando espacio para que todos lo revisen. Luego, programar una videollamada para hablar específicamente de este tema.

Durante la conversación mantén la mente abierta. Acá la habilidad clave que necesitas no tiene que ver con hablar, lo más valioso es que puedas escuchar plenamente. Genera un espacio seguro para que el equipo pueda expresar sus opiniones. En conjunto podrán hacer una mejor definición del propósito.

En momentos de emergencia como los de la cuarentena por el COVID-19, las emociones pueden estar más a flor de piel, con alteraciones en el ánimo, en el sueño y en los niveles de energía. Ten en cuenta esto, encuentra un buen momento y con mayor razón, busca un tono positivo para la conversación.

Hacer algo participativo no quiere decir que el proceso se va a gestionar solo. Quien lidera el equipo tiene que lograr hacer la síntesis de lo aprendido en la conversación, para generar una nueva versión de este documento.

Nada de esto servirá de mucho si queda solo a nivel declarativo. Una vez terminada la conversación, toca concretar con objetivos y trabajo diario.

Recomendaciones

– Haz un documento simple, claro y conciso.

– No creas que está escrito en piedra. Sé flexible para ajustarlo cada vez que sea necesario, cada vez que aprendan algo nuevo.

– Herramientas: Puedes usar Google DocsNotionConfluenceEvernoteDropbox Paper. Google Docs, es gratuita y simple.

El libro “Empieza con el porqué: Cómo los grandes líderes motivan a actuar” de Simon Sinek, o su Charla Ted “Cómo los grandes líderes inspiran la acción”, pueden darte más antecedentes sobre esto. También el libro de John E. Doerr “Mide lo que importa” es una lectura recomendada.