Coronavirus: una operadora de Austria revelo datos anónimos de todos sus clientes

Coronavirus: una operadora de Austria revelo datos anónimos de todos sus clientes

En Austria una operadora de telefonía se ha puesto en la mira gracias a que compartió los datos de las personas en cuarentena por Coronavirus.

Cuando el Coronavirus nos hizo estar dentro de casa a manera de cuarentena, lo último que a las personas se les ocurrió fue alguien aprovecharía este momento para espiar sus movimientos.

Espera ¿es eso legal?

Hoy en día estamos viviendo un momento en el que debemos evitar tener contacto con muchas personas o de plano, no tener contacto con nadie. De hecho, tan solo salir al aire libre puede ser causa de infección, pues el Covid-19 puede sobrevivir mucho tiempo en el aire y sobre superficies.

Además de todas las medidas de limpieza que se requieren para mantener, es importante mantenerse dentro de casa en caso de que se pueda, o al menos intentar hacerlo el mayor tiempo posible. Pero ¿qué pasa cuando una empresa de telefonía decide ir en contra de la privacidad de sus usuarios y comparte sus datos con el gobierno?

Coronavirus telefonía

Eso es justamente lo que ocurrió con la empresa de telefonía de Austria llamada A1, la cual decidió darle todos los datos de movimientos al mismo gobierno de Austria. Eso quiere decir que otorgaron información privada y sensible, que se supone que debería ser anónima a las personas del gobierno.

Lo anterior se hizo para que el mismo gobierno estuviera enterado sobre el actuar de las personas durante el tiempo de cuarentena, y así saber si están o no cumpliendo con las normas establecidas.

Coronavirus: Adobe está regalando suscripciones para esta cuarentena

El Coronavirus ha hecho que muchas empresas se solidaricen y hagan que sus productos sean gratuitos, y Adobe se une a la lista de esas empresas.

Como si lo anterior fuera poco, parece que no fue el gobierno el que decidió acercarse a la compañía de telefonía, sino que fue la misma compañía la que se acercó al gobierno de Austria para ofrecerles los datos de todos sus usuarios.

Así que si bien, esto puede ayudar al gobierno a saber cómo se mueve la sociedad, nadie sabe en qué manos pueda caer la información de tantas personas. Algo es seguro, y eso es que A1 acaba de perder la confianza de todos sus clientes.