Coronavirus: ¿más o menos complicado que los virus invernales de siempre?

Coronavirus: ¿más o menos complicado que los virus invernales de siempre?

El covid-19 tiene una alta capacidad de contagio. La llegada del frío favorecerá su proliferación, pero la gran mayoría presentará fiebre y tos, aunque menos complejo que una influenza. Una cantidad menor presentará neumonía viral.

Cada día que pasa, nuevos focos de infección y países se suman a la lista de afectados por el coronavirus (Covid-19), la nueva enfermedad de la que todos hablan y que ha cobrado más de 2.800 vidas en todo el mundo.

Ante la altísima probabilidad de que arribe a Chile pronto, la pregunta que vale hacerse es, ¿da para encender las alarmas y encerrarse en los hogares?

“Lo importante es transmitir calma y no sobredimensionar al Covid-19”, explica Nicole Tischler, viróloga de la Fundación Ciencia & Vida. La doctora indica que pese al pánico, el nuevo virus está lejos de la mortalidad  de otros coronavirus como el MERS y el SARS, con 36% y 10% de tasa de fatalidad respectivamente.

El doctor Enrique Paris, decano de la Facultad de Ciencias de la U. Mayor, dice que menos del 1% de los contagiados fuera de China muere, en su mayoría adultos mayores, hombres y con enfermedades crónicas.  Aunque hay un ‘pero’: “se transmite, aparentemente, a una velocidad enorme”, indica Paris.

Ese factor es, de hecho, lo que más preocupa. Un estudio realizado por el Centro Chino para el Control de Enfermedades, indica que el 80,1% de quienes se contagian, apenas perciben síntomas leves. En cambio, sólo un 4,7% de afectados termina críticos, necesitando internación.

El asunto es que cada contagiado, en teoría, podría contagiar a otras 3 personas (R0 3,2). Lo cierto es que en la práctica, contagiarse con el Covid-19, para la gran mayoría, será menos complejo que adquirir la influenza tradicional, aunque causará más dolencias que un resfrío común. “Porque sí provoca fiebre. Después le sigue la tos, dolor muscular, mucha secreción nasal y en algunos casos diarrea. Sólo cuando se agrava produce neumonía viral”, explica Paris.

El factor que augura un alto número de contagios en el hemisferio sur, y por tanto en Chile, es que la expansión del virus en el norte explotó cuando el invierno estaba en retirada. Pero acá, tendría una temporada invernal completa para avanzar. “Lo negativo sería un invierno con influenza y la presencia del covid-19, dos virus respiratorios atacando a la población adulto mayor con bastante intensidad”, supone Paris.

Cuando arribó la influenza humana (H1N1) a Chile, en mayo de 2009 su propagación -de menor potencial que el covid-19- obligó luego de semanas a cancelar eventos masivos y clases en ciertas zonas. Dicho escenario, dicen los expertos, podría llegarse a dar.

Sin embargo, para la doctora Tischler, lo esencial es tomar precauciones sin caer en el pánico: “la recomendación es guardar más de un metro de distancia con la persona sintomática, lavarse seguido las manos (…)pero lo más importante es que si alguien está enfermo, con fiebre y tos, se quede en la casa. Es una responsabilidad”.

Qué se puede hacer

Las claves de la viróloga Nicole Tischler

En caso de que el Covit-19 arribe a Chile y los casos de contagio empiecen a sumarse, dice la doctora Tischler, nunca se debe perder la calma. De hecho, aclara, los cuidados para no contagiarse son los mismos que cualquier enfermedad respiratoria ya conocida, partiendo por lavarse las manos regularmente. "El contagio es por medio de aerosoles, las gotitas de líquido que se liberan al toser o estornudar", afirma. Dichas secreciones pueden viajar un metro al ser liberadas, por lo que la recomendación es mantener dos metros de distancia con la persona sintomática.

Otro punto importante, añade la viróloga, es que las mascarillas son para enfermos y personal médico, para los sanos -casi- no sirven. "Cuando te pones una mascarilla, primero debes hacerlo bien, y dos si, hay aerosoles, se van a pegar a la mascarilla y cuando tú te la sacas, puedes contaminar la mano y después llevártela a la boca. Puede ser muy contraproducente".

Sin embargo, la medida más importante para la doctora, es no ser irresponsable si tienes fiebre o tos en invierno. "La medida más importante es que si la persona está resfriada durante este invierno, con fiebre y tos, se quede en las casas. Que no mande a los niños al colegio. Esta medida es necesaria siempre, pero dada la contingencia, hay una doble responsabilidad".