Luego de 16 años de trabajo, la NASA apagó su telescopio espacial infrarrojo: el Spitzer

Luego de 16 años de trabajo, la NASA apagó su telescopio espacial infrarrojo: el Spitzer

Desde su lanzamiento en 2003 descubrió el anillo más grande de Saturno y nuevos planetas más allá de nuestro sistema solar.

La NASA dijo adiós a su telescopio espacial infrarrojo Spitzer, luego de 16 años de servicio.  El control de la misión descargó los últimos datos del telescopio y los envió a través de un comando para apagarlo y así ingresar al “modo seguro”, dejando de realizar todas las operaciones científicas.

El pasado jueves, el gerente del proyecto Spitzer, Joseph Hunt, declaró que la nave espacial estaba oficialmente fuera de servicio, poniendo fin a su misión.

El telescopio, que se centró en capturar imágenes infrarrojas, se lanzó en 2003 y estuvo operativo durante 16 años y medio, a pesar de que solo se planeaba servir durante cinco.

Los logros más memorables de la nave espacial incluyen el descubrimiento del anillo más grande de Saturno y cuatro exoplanetas TRAPPIST-1, así como el mapeo de los extensos retratos de la Vía Láctea.

fotos del telescopio Spitzer

Reveló las verdades del cosmos

“Spitzer nos ha enseñado aspectos completamente nuevos del cosmos y nos ha dado muchos pasos más para comprender cómo funciona el universo, abordar preguntas sobre nuestros orígenes y si estamos solos o no”, explicó Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Misión Científica de la NASA, en Washington.

“Su inmenso impacto en la ciencia ciertamente durará mucho más allá del final de su misión”, apuntó Zurbuchen.

Entre sus contribuciones durante 16 años, Spitzer estudió cometas y asteroides en nuestro Sistema Solar y encontró un anillo no identificado previamente alrededor de Saturno en 2009, el más grande del planeta.

En 2007, Spitzer también capturó suficiente luz de los planetas fuera de nuestra atmósfera, conocidos como exoplanetas, para identificar moléculas en su atmósfera.

Spitzer obtuvo datos para dos exoplanetas de gas diferentes, llamados HD 209458b y HD 189733b, a unos 159 y 64,5 años luz de distancia de nuestro Sistema Solar, respectivamente.

telescopio Spitzer

El telescopio avistó un exoplaneta rocoso

El año pasado, los datos de Spitzer proporcionaron a los científicos de la NASA información sobre las condiciones en un exoplaneta rocoso llamado LHS 3844b, 1.3 veces la masa de la Tierra y 48,6 años luz de nuestro planeta.

También proporcionó un extenso mosaico de 360 ​​grados de nuestra galaxia, la Vía Láctea, compilando más de 36,5 millones de imágenes recopiladas en el transcurso de 16 años.

Uno de los actos finales de Spitzer fue tomar una vista deslumbrante de la Nebulosa de la Tarántula, el primer objetivo que se le dio a observar después de su lanzamiento inicial cerca del comienzo del siglo.

La imagen de alta resolución de la región de formación estelar, llamada así por sus filamentos de gas de araña, está compuesta de datos de varias observaciones realizadas por el telescopio.

Nebulosa Tarántula

Solo dos activos

Los cuatro fabulosos: Spitzer, el Observatorio de rayos gamma Compton, el Observatorio de rayos X Chandra y el Telescopio espacial Hubble, fueron construidos para observar específicamente regiones del espectro de luz.

Las lecturas de luz satelital pueden permitir a los científicos discernir la masa y el tamaño de las estrellas en otras galaxias y sus planetas que pasan frente a ellas.

De los cuatro, solo el Hubble y el Chandra ahora permanecen activos, ya que el Compton fue dado de baja en 2000.

Un telescopio capta la primera imagen de la superficie del Sol y en alta resolución

Los detalles en las imágenes recientemente publicadas muestran plasma –que cubre el Sol– que parece hervir.