Se pone a llover en Australia, pero puede ser peor de lo que piensas

Se pone a llover en Australia, pero puede ser peor de lo que piensas

La lluvia le dio un respiro a los bomberos australianos, pero aún viene lo peor.

Se desató la lluvia en Australia, lo que trajo la sensación de alivio entre sus habitantes. Alrededor de 2300 bomberos en el estado de Nueva Gales del Sur aprovecharon las nuevas condiciones climatológicas para consolidar las líneas de contención de los incendios activos, que son más de 110 aproximadamente.

Cambio de temperatura

Debido a la lluvia, las temperaturas bajaron. Sin embargo, lo que parecía ser una buena noticia para los habitantes de la isla, fue rápidamente aclarada por expertos. "No hay lugar para estar tranquilos" advirtió el lunes pasado la Premier estatal de New South Wales, Gladys Berejiklian. Autoridades informaron que las temperaturas subirán nuevamente el viernes. Como si esto fuera poco, el país corre el riesgo de que los fuegos de Victoria y New South Wales se junten, creando una gigantesca "mega llamarada".

australia gente lluvia

Andrew Crisp, Comisionado de Servicios de Emergencia, aclaró que aunque esto efectivamente suceda, no es necesariamente más peligrosos que incendios individuales. "El "mega fuego" es "mega" en términos del área que ocupa. Solo porque esté en un área mayor, no significa que sea solo fuego" aclaró.

Mientras las temperaturas se mantienen bajas debido a la lluvia, las señales de alarma se apagaron. Pero los expertos se están preparando para el viernes, cuando el calor se incremente creando condiciones climáticas que serán impredecibles, lo que las hace más difíciles de combatir.

El peligro de los rayos

Como si todo esto fuera poco, junto con la lluvia llegaron más problemas para los bomberos australianos. Las tormentas eléctricas preocuparon a las autoridades, ya que los rayos podrían provocar más fuego aún, incluso en condiciones de clima favorable. Los bomberos  han patrullado la isla en busca de posibles impactos, anunció el comisionado del Servicio Rural de Bomberos, Shane Fitzsimmons.

"Desafortunadamente con los rayos, no siempre se notal al día siguiente", dijo a la Australian Broadcasting Corp. "El rayo puede generar fuego que podría arder en los árboles y en sus raíces por días sin desatarse, para aparecer con fuerza cuando existan condiciones más secas y calurosas. Estamos muy conscientes de eso a medida que se acerca el viernes".

Sin duda el final de la semana es un día clave para los australianos. Solo queda esperar que el impacto de la lluvia no empeore la situación que se vive en Australia.