Kojima quería agregar un sensor que midiera el aliento de los jugadores a uno de sus juegos

Kojima quería agregar un sensor que midiera el aliento de los jugadores a uno de sus juegos

Si crees que Death Stranding de Hideo Kojima es raro, imagina un juego para consolas portátiles en donde haya un sensor para saber si te huele la boca.

No cabe duda que Hideo Kojima es una de las figuras más importantes de los videojuegos, y es que no solamente es reconocido por haber hecho Death Stranding, sino que es el mismísimo creador de Metal Gear Solid. La cual es nada más una de las franquicias más legendarias en la historia del entretenimiento electrónico.

Pero si algo no sabíamos es que este director y diseñador de juegos quería hacer un juego de los más peculiar, el cual iba a reaccionar a olor de tu aliento.

O… k… ?

SI bien, los videojuegos son reconocidos por interactuar con el usuario de distintas maneras, el hecho de llevar el aliente del jugador al medio interactivo podría ser una de las cosas más raras que hayamos escuchado decir.

Curiosamente, esto iba a venir incluido en un juego con un sensor de luz, el cual terminó siendo Boktai. Pero en una entrevista que le hicieron en el año 2003 en Nintendo Dream, Kojima reveló que sus intensiones iban mucho más allá.

Hideo Kojima aliento

“En algún punto del año pasado, me parece, me acerqué a Shigeru Miyamoto en Nintendo y le hice una presentación de una idea. Al principio no hablé solamente hablé de un sensor de luz, sino que quería incluir un sensor que midiera el olor de tu aliento. ¡De verdad quería añadir eso! Los enemigos son vampiros ¿Cierto? Entonces si comías algo con ajo y respirabas en el micrófono, todos morirían.”

Obviamente es una idea muy alocada, pero eso si, Boktai terminó siendo uno de los mejores juegos para Game Boy Advance. La mecánica de salir a la luz del sol para que tus armas fueran más poderosas en contra de vampiros fue toda una revolución. De haber agregado lo del aliento, de seguro hubiera hecho que su precio subiera increíblemente.

Ese señor está muy adelantado a su tiempo.