Pez, primo de Nemo, utiliza rayos UV para detectar comida y a sus amigos

Pez, primo de Nemo, utiliza rayos UV para detectar comida y a sus amigos

Científicos australianos y estadounidenses estudiaron los sistemas audiovisuales de la especie Amphiprion akindynos.

La anémona de la Gran Barrera de Coral(Amphiprion akindynos) emplea la luz ultravioleta (UV) para alimentarse y encontrar a sus amigos. Una investigación del Queensland Brain Institute (QBI) y la Universidad de Maryland identificó cómo lo hace.

Los científicos determinaron cómo funciona el sistema audiovisual de este pez payaso, popularizado por la película Buscando a Nemo. “Es básicamente el primo de Nemo”, señaló el investigador de QBI, Fabio Cortesi.

A través de rayos UV, son capaces de localizar su principal fuente de alimento: el zooplancton. Según la investigación, publicada en la revista Scientific Reports, el zooplancton absorbe la luz ultravioleta y es detectada como puntos oscuros en el fondo por la anémona.

Pero además, “su sistema visual parece estar muy en sintonía para reconocer quién es su amigo y quién no”, detalló el doctor Cortesi.

Las rayas blancas en los peces anémona reflejan los rayos UV, lo que significa que deberían ser más fáciles de reconocer”.

Pez, primo de Nemo, utiliza rayos UV para detectar comida y a sus amigos

Cómo pueden detectar la luz UV

Para detectar este mecanismo, realizaron un estudio multidisciplinario. “Observamos todo, comenzando por los genes que usan para ver y qué proteínas expresan, y en combinación con datos anatómicos, predijimos lo que pueden ver estos peces anémona”, afirmó Cortesi.

Al analizar su anatomía, determinaron que “en la parte del ojo del pez anémona que mira hacia adelante, los fotorreceptores detectan una combinación de luz violeta y luz ultravioleta”.

Así lo explicó la doctora Fanny de Busserolles, autora principal del estudio en conjunto con su colega Sara Stieb del QBI. Stieb puso en contexto los resultados de la investigación:

“Los peces anémona viven muy cerca de la superficie, donde la luz UV puede penetrar fácilmente”, aseveró.

Exponerse a luz azul a diario acelera el envejecimiento

Un estudio de la Universidad Estatal de Oregón comprobó sus efectos negativos en un experimento con moscas.