Sacha Baron Cohen contra las redes sociales: son la "máquina de propaganda más grande de la historia"

Sacha Baron Cohen contra las redes sociales: son la "máquina de propaganda más grande de la historia"

Borat se pone serio.

Sacha Baron Cohen es un personaje que tal vez no resulte tan relevante para el escenario político como para el del cine, la comedia y el espectáculo. Pero durante los últimos años ha emprendido una labor importante en el terreno de la defensa de derecchos de minorías y grupos perseguidos.

Es por ello que el actor acaba de ser reconocido por la Anti-Defamation League (ADL) y el chico aprovechó el espacio para irse contra las redes sociales más importantes del planeta. Llegando al grado de llamarlas: la máquina de propaganda más  grande de la historia.

Twitter, YouTube, Facebook, ninguna plataforma se salvó de las palabras de Baron Cohen, pero la red de Mark Zuckerberg fue la más aludida y criticada:

Sacha Baron Cohen contra las redes sociales: son la "máquina de propaganda más grande de la historia"

Creo que es hora de un replanteamiento fundamental de las redes sociales y cómo difunden el odio, las conspiraciones y las mentiras. El mes pasado, sin embargo, Mark Zuckerberg de Facebook pronunció un discurso importante que, como era de esperar, advirtió contra nuevas leyes y regulaciones sobre compañías como la suya. Bueno, algunos de estos argumentos son simplemente absurdos.

Zuckerberg trató de retratar todo este asunto como "elecciones… en torno a la libre expresión". Eso es ridículo. No se trata de limitar la libertad de expresión de nadie. Se trata de dar a las personas, incluidas algunas de las personas más reprensibles de la tierra, la plataforma más grande de la historia para llegar a un tercio del planeta.

La libertad de expresión no es libertad de alcance. Lamentablemente, siempre habrá racistas, misóginos, antisemitas y abusadores de niños. Pero creo que todos podríamos estar de acuerdo en que no deberíamos darles a los fanáticos y a los pedófilos una plataforma gratuita para ampliar sus puntos de vista y apuntar a sus víctimas.

[…]

El objetivo final de la sociedad debe ser asegurarse de que las personas no sean atacadas, hostigadas y asesinadas por quiénes son, de dónde vienen, a quién aman o cómo rezan

Si hacemos que ese sea nuestro objetivo, si priorizamos la verdad sobre las mentiras, la tolerancia sobre los prejuicios, la empatía sobre la indiferencia y los expertos sobre los ignorantes, entonces tal vez, solo tal vez, podamos detener la máquina de propaganda más grande de la historia…

Cohen afirma que hay esperanza para salvar la democracia, pero que esta corre peligro en las redes sociales, como Facebook y Twitter, ya que es un sistema cuyo funcionamiento depende de las verdades compartidas.

Mientras que la autocracia, que "depende de las mentiras compartidas", sería la nueva tendencia. Eso explicaría también, según Cohen, que los crímenes de odio sigan aumentando, al igual que ha incrementado el poder de los demagogos y los ataques contra minorías religiosas y étnicas.

Para ser honesto lo que señaló es muy sensato.