Arqueólogos utilizaron perros para detectar tumbas de la Edad de Hierro

Arqueólogos utilizaron perros para detectar tumbas de la Edad de Hierro

Según científicos de Croacia, estos animales deben ser incorporados a equipos de trabajo por su eficacia.

Cuatro perros entrenados descubrieron cinco tumbas de la Edad de Hierro en Croacia, reporta una investigación de arqueólogos de la Universidad de Zadar. Gracias a su olfato los animales localizaron los huesos humanos en la antigua fortaleza de Drvišica, en la ladera de las montañas de Velebit.

“Las narices de los perros obviamente no cometen errores”, enfatizó la autora principal del estudio, Vedrana Glavaš. La profesora de arqueología en la Universidad de Zadar invitó a la entrenadora de perros, Andrea Pintar, con la esperanza de que los canes usados en investigaciones criminales localizarán más tumbas.

Para la búsqueda, Pintar llevó cuatro perros ovejeros belgas y alemanes al mismo sitio donde ya había encontrado algunas tumbas. Los canes debieron rastrear los restos en una necrópolis cerca del fuerte prehistórico de Drvišica, que data del siglo VIII a. C.

En todos los casos, fueron muy precisos a pesar del reducido tamaño de los nichos funerarios: cinco metros. Cada cofre, explican los investigadores, contenía huesos pequeños, como los dedos y los pies de varias personas, además de hebillas y otros objetos.

Perros arqueólogos

La estrategia de los científicos para descartar falsos positivos fue separar a los canes en dos grupos: los primeros detectaron las primeras tumbas y luego el segundo equipo fue llevado al mismo sitio y obtuvieron el mismo resultado.

En ambos casos los entrenadores desconocían la ubicación de las tumbas, apunta el estudio publicado en el Journal of Archaeological Method and Theory.

Para Glavaš y su equipo utilizar los perros es “una valiosa herramienta para encontrar enterramientos, al igual que otros métodos de búsqueda arqueológica no destructivos”.

Pez, primo de Nemo, utiliza rayos UV para detectar comida y a sus amigos

Científicos australianos y estadounidenses estudiaron los sistemas audiovisuales de la especie Amphiprion akindynos.