Lo análogo no está muerto: PEMEX utiliza tecnología vieja para continuar con sus operaciones

Lo análogo no está muerto: PEMEX utiliza tecnología vieja para continuar con sus operaciones

Para evitar se víctimas de otro ataque de hackers, PEMEX ha decidido dar unos pasos atrás en su tecnología de información para continuar sus operaciones.

Después de haber sido víctima de un ataque de ransomware, PEMEX parece que ya se encuentra buscando maneras de comunicarse sin ponerse en riesgo y nos muestra que lo análogo no está muerto. Así es como lo confirman en El Financiero.

No negociamos con terroristas

PEMEX fue atacado por un ransomware, el cual ha mantenido secuestrada parte de la información de PEMEX y la única manera de salvar esa información, es pagando un “rescate” que es casi de 5 millones de dólares.

Es por eso que PEMEX decidió que no negociaría con aquellos que han tomado de rehén a sus computadoras y comenzar a hacer respaldos de su información de manera análoga.

PEMEX tecnología

Obviamente, todo lo que está dentro de los equipos infectados no es accesible ni siquiera a para poder verlo. Pero no todos los ordenadores de PEMEX fueron infectados, eso le da una oportunidad a esta empresa de poder hacer una respaldo a la antigua, demostrando que todo lo análogo sigue teniendo una enorme ventaja por sobre lo digital, y eso es que un papel no se puede hackear. Además de que se encuentran usando todo tipo de tecnología antigua que no se pueda hackear.

Los seguimientos en tiempo real están suspendidos en Ciudad del Carmen (Campeche). Todo está siendo coordinado por radio  y celular. La logística marina para abordar, enviar y recibir materiales o personal se está haciendo a mano en formatos de Excel.

Fue como confirmó Adrián Calcaneo de IHS Markit. Es así como se están llevando a cabo todos los procesos de operativo de PEMEX por el momento. En especial dentro de la operación de pozos marinos.

Así que si bien, hay contratiempos obvios por llevar un paso atrás a la tecnología de comunicación de la empresa; se ha demostrado que siempre ha sido más seguro tener un archivo en un escritorio que tenerlo en un equipo conectado a la red.