¿Las imágenes viralizadas de un árbol de Navidad vandalizado en Hong Kong habrán influido en el Costanera Center?

¿Las imágenes viralizadas de un árbol de Navidad vandalizado en Hong Kong habrán influido en el Costanera Center?

Una protesta realizada el 12 de noviembre en Hong Kong en un centro comercial que terminó con un árbol incendiado habrá motivado al Costanera Center.

Un reportaje de este domingo 17 de noviembre del diario La Tercera afirma que Costanera Center está en un periodo de crisis de ventas y que ha debido hacer frente a las posibles manifestaciones dentro del mall.

De las tantas preocupaciones en el centro comercial era la instalación del gigante árbol de navidad que colocan todos los años, que tiene 6 pisos de altura y que el 18 de octubre estaba con su estructura casi lista.

Duró tres días, precisan. Esta semana decidieron desarmarlo. Al interior del centro comercial explican que la decisión respondió a razones de seguridad. “El material era extremadamente inflamable”, dicen locatarios en base a la respuesta que les dio el mismo mall. El miércoles recién pasado, ya la mitad de la estructura había sido retirada. Ni hablar de adornos o cualquier tipo de alusión relacionada con la Pascua. “No es tiempo para festividades”, subrayaron en uno de los restaurantes", sostiene el reportaje del matutino.

Habrá Hong Kong y lo viralizado por internet incidido en el Costanera Center

Fue el 12 de noviembre que la agencia Reuters informó acerca del atentado de un grupo de manifestantes en Hong Kong de un árbol de Navidad en un centro comercial.

Todo sucedió en el  centro comercial Festival Walk en Kowloon Tong.

Es sabido además que estos árboles, tanto los artificiales, como los naturales y sobre todo ya más viejos y con ramas más secas, son altamente inflamables. De hecho, en 2018 la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego (NFPA) de Estados Unidos reportó que 1 de cada 45 incendios anualmente fueron causados por árboles de Navidad.

"Los árboles de Navidad son elementos combustibles que se vuelven cada vez más inflamables a medida que continúan secándose”, dijo Lorraine Carli, vicepresidenta de divulgación y promoción de la NFPA, “mientras más tiempo mantengas uno en tu casa, mayor será el riesgo de un incendio”.